Israel vuelve a golpear a Irán en Siria

Llegada a Damasco del primer grupo de personas liberadas por la milicia Ejército del Islam, retenidas en Guta Oriental. :: afp/
Llegada a Damasco del primer grupo de personas liberadas por la milicia Ejército del Islam, retenidas en Guta Oriental. :: afp

Aprovecha el escándalo por el ataque químico sobre Duma para bombardear una base militar

MIKEL AYESTARAN CORRESPONSAL JERUSALÉN.

Israel dio un paso más en su implicación en la guerra de Siria con un nuevo ataque contra el aeropuerto militar T4, donde operan el Ejército sirio y fuerzas aliadas iraníes, tal y como confirmaron fuentes oficiales estadounidenses a la cadena NBC. Menos de 24 horas después de la denuncia por parte de la oposición siria de un nuevo ataque con armas químicas por parte del régimen, «dos cazas F-15 israelíes», según el ministerio de Defensa ruso, violaron el espacio aéreo libanés y desde allí «lanzaron ocho misiles» contra este aeropuerto militar situado en mitad del desierto, entre las ciudades de Homs y Palmira. Los rusos aseguraron que los sistemas de defensa sirios lograron interceptar «cinco de los ocho misiles».

A diferencia de lo ocurrido el pasado mes de febrero, en esta ocasión el Ejército israelí ni confirmó ni desmintió la operación, una estrategia que ha mantenido desde el inicio de la guerra. Hace dos meses la aviación israelí destruyó un centro de control de aviones no tripulados de Irán en la T4, pero uno de sus cazas fue derribado por la defensa antiaérea siria cuando trataba de regresar. Fue el primer aparato que perdía Israel en combate en décadas.

Los medios iraníes informaron ayer de la muerte de cuatro combatientes de su país a consecuencia del ataque y denunciaron la «flagrante violación de la soberanía de Siria», por parte de la «entidad sionista», declaró el portavoz de Exteriores, Bahram Qasemi. El enfado se extendió a Rusia, el otro gran aliado del presidente Bashar el-Asad. El portavoz presidencial, Dmitri Peskov, señaló su «gran preocupación» porque no fueron informados por Israel antes de la operación, pese a que los israelíes sabían que podía haber asesores militares rusos en la base. Los rusos no lo sabían, pero sí los estadounidenses, según declararon fuentes oficiales a la cadena NBC.

Israel da un paso al frente y cambia de estrategia en un conflicto en el que Rusia, Irán y Turquía imponen el rumbo por encima de los aliados de Tel Aviv, Estados Unidos y Arabia Saudí. En la última semana Donald Trump ha anunciado su plan de retirada y Riad ha visto cómo el Ejército del Islam, el grupo opositor que armó para derrocar a El-Asad, se ha rendido en Duma. Hasta ahora las operaciones israelíes en Siria se limitaban a interceptar convoyes o almacenes de armas de la milicia libanesa de Hezbolá o se enmarcaban como «respuestas» a acciones iraníes, como el envío a espacio aéreo israelí de un dron en febrero. Esta vez, se ha tratado de una operación de ataque directo a combatientes de la república islámica en Siria, enmarcado en la consternación internacional por el uso de armas químicas en Duma, en un ataque supuestamente registrado el sábado pasado.

Rusia se desmarca

La oposición siria denunció el fin de semana la muerte de al menos 40 personas, la mayoría niños, después de que el Ejército sirio lanzara un barril explosivo con gas sarín contra Duma. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, negó esta acusación y aseguró que en el lugar del supuesto ataque «ya han estado nuestros especialistas militares y también los representantes sirios de la Media Luna Roja. No han encontrado allí ningún rastro de empleo de cloro o del uso de otra sustancia química contra civiles».

Trump llamó «animal» a Bashar el-Asad, dijo en un tuit publicado el domingo que el presidente sirio pagaría un «alto precio» por el último ataque químico denunciado por la oposición y extendió su condena a Rusia e Irán por su apoyo al régimen, pero el Pentágono negó desde el primer momento el lanzamiento de un ataque. Fue Israel el encargado de llevar a la práctica las palabras de un Trump que parece más cerca de la retirada definitiva de esta guerra, en la que EE UU tiene desplegados 2.000 soldados, que de cumplir su amenaza contra el El-Asad.

El excomandante de la Fuerza Aérea israelí, general Eitan Ben Eliyahu, declaró a la cadena Radio 103, según recogió el diario 'The Jerusalem Post', que «solo Estados Unidos e Israel tienen capacidad de hacer un ataque así y esta base ya ha sido objetivo israelí en el pasado». Para Eliyahu el objetivo último es «prevenir la consolidación de Irán en Siria» y en este caso el ataque fue una reacción «al horrible acto ocurrido», en referencia al supuesto uso de armas químicas en Guta, e «Israel habría decidido que su responsabilidad era responder».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos