Israel rechaza una investigación independiente de la matanza de Gaza

Un palestino lanza piedras con una honda contra los soldados israelíes. :: I. Abu Mustafa / reuters/
Un palestino lanza piedras con una honda contra los soldados israelíes. :: I. Abu Mustafa / reuters

El ministro de Defensa asegura que los soldados hicieron «lo que tenían que hacer» ante los «terroristas palestinos»

MIKEL AYESTARAN JERUSALÉN.

Las protestas siguieron ayer en la verja de separación entre Gaza e Israel por tercer día consecutivo, pero esta vez los soldados de Israel tiraron a las piernas y solo hirieron a tres manifestantes en Yabalia, al norte de la Franja, según fuentes médicas palestinas. En esta ocasión se trató de protestas esporádicas de grupos reducidos que se aproximaron a la frontera, nada que ver con la movilización masiva de viernes con motivo del 'Día del Derecho al Retorno', en la que participaron más de 30.000 personas y en la que el Ejército hebreo abatió a tiros a 16 palestinos y 1.400 resultaron heridos -758 por armas de fuego y el resto por pelotas de goma e inhalación de gases lacrimógenos-, según el Ministerio de Sanidad de Gaza.

La dureza de la actuación israelí y las imágenes de jóvenes desarmados tiroteados por francotiradores por la espalda cuando rezaban llevaron a Naciones Unidas y a la Unión Europea a pedir una «investigación independiente de los hechos», pero Israel se niega. «Hicieron lo que tenían que hacer. Creo que todas nuestras tropas merecen un reconocimiento, y no habrá investigación», anunció el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, a la Radio del Ejército.

El político de origen moldavo insistió en que «la mayoría eran terroristas», después de que el Ejército asegurara que diez de los palestinos abatidos pertenecían a las milicias de Hamás. El Estado judío contó además con el apoyo diplomático de Estados Unidos, que bloqueó un proyecto de declaración del Consejo de Seguridad de la ONU que instaba a la moderación y pedía una investigación de los enfrentamientos. Los estadounidenses hicieron valer su derecho a veto y demostraron una vez más que son los aliados más firmes de Israel.

El apoyo estadounidense fue directamente proporcional a las críticas turcas. El presidente, Recep Tayyip Erdogan tachó de «terroristas» al Estado de Israel y a su primer ministro, Benyamin Netanyahu, por la violencia exhibida en Gaza. El líder islamista, citado por el diario 'Daily Sabah', calificó de «masacre» lo ocurrido el viernes en la Franja.

Sin lecciones

Netanyahu respondió a través de Twitter con un mensaje en el que aseguró que «el Ejército más moral del mundo no recibirá lecciones de alguien que lleva años bombardeando población civil indiscriminadamente». El primer ministro aprovechó para recordarle a Erdogan la reciente operación en el cantón kurdo de Afrín, al norte de Siria, que ha sido ocupado por las fuerzas turcas tras una dura ofensiva.

Hamás quiere mantener las protestas a lo largo de los 65 kilómetros de frontera hasta el 15 de mayo, día de la 'nakba' o la 'catástrofe' que supuso para los palestinos la creación de Israel hace setenta años. Ante la perspectiva de nuevas marchas masivas, sobre todo coincidiendo con cada viernes, día sagrado para los musulmanes, el Ejército delimitó una nueva zona de trescientos metros desde la línea divisoria hacia el lado palestino donde prohíbe el tránsito y que está vigilada por francotiradores.

Además de la guerra mediática y diplomática desatada desde el viernes, esta nueva crisis en Gaza alarga la 'guerra de cuerpos' entre israelíes y palestinos. La Oficina de Coordinación para las Actividades del Gobierno en los Territorios (COGAT), organismo militar israelí que gestiona los territorios ocupados, informó a través de un comunicado en Facebook que retiene los cadáveres de dos manifestantes abatidos el viernes.

«Estaban armados con rifles y su intención era cometer un ataque terrorista en Israel», escribió el comandante general Yoav Mordejai. El militar recordó que «un valor común en el judaísmo y el islam es enterrar a los muertos» y adelantó que no los piensan devolver hasta que los israelíes cautivos en Gaza sean entregados para «un entierro en Israel». Mordejai advirtió a Hamás que «Israel no descansará y los residentes de Gaza no conocerán la paz» hasta que los israelíes vuelvan a sus hogares.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos