Los huracanes no dan tregua al Caribe

Un hombre saca los escombros de su casa en el poblado de Cojímar, en La Habana. :: A. Ernesto / efe

Cuando la región no se ha repuesto de los efectos devastadores de 'Irma' y 'José', el huracán 'María', de categoría 3, amenaza con seguir su estela

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

El Caribe aún no se recupera de los devastadores efectos de 'Irma' y 'José', cuando 'María' amenaza con seguir su estela. El fenómeno es un huracán categoría 3 de la escala Saffir Simpson que, según los servicios de meteorología, se intensificará hasta convertirse en «peligroso» cuando hoy impacte contra las Antillas menores y luego enfile, a una velocidad de 17 km/h y vientos de cerca de 200 km/h, hacia Puerto Rico, República Dominicana, Haití y salpique el oriente de Cuba antes de subir por el Atlántico hacia el norte.

El ciclón volverá a pasar, pues, por islas que fueron reducidas a escombros por sus 'hermanos'. Ayer peligrosas marejadas ciclónicas y «destructivas olas» que elevaron el nivel del agua entre 1,8 y 2,7 metros, además de causar dañinas resacas y corrientes marinas, azotaban la cadena de islitas antillanas. Los daños causados en ellas por los huracanes de las dos últimas semanas son tan grandes que algunas, como Barbuda, se cuestionaban si alguna vez volverían a ser lo que fueron.

Cuba, donde murieron diez personas y cuyo Gobierno todavía aún cuantifica las pérdidas materiales, ha comenzado a recibir ayuda internacional. Las naciones vecinas fueron las primeras: Venezuela, Surinam, Colombia y la Republica Dominicana, en ese orden, enviaron barcos y aviones con toneladas de alimentos, herramientas, tiendas de campaña y materiales de construcción, entre otras cosas.

La embajadora colombiana, Araceli Morales, confirmó la llegada de una carga de «material de higiene y sábanas» en el primero de los tres aviones con ayuda de urgencia y una donación en efectivo a concretar. China ha prometido 1 millón de dólares en efectivo y 7 barcos con miles de toneladas de arroz y otros bienes. Japón, a través de la cooperación nipona, aportará purificadores de agua y depósitos portátiles de combustible.

España también ha puesto su granito de arena. Ayer, el embajador Juan José Buitrago anunció la «entrega de 200.000 euros en material a la Cruz Roja Cubana a través de Cruz Roja Española, pero eso no excluye que estudiemos otros mecanismos que puedan más adelante venir también a ayudar al esfuerzo cubano».

La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo actúa como agente catalizador en colaboración con Cruz Roja, cuyo delegado para esta emergencia, Enrique Suarez explicó que enviarán «kits de herramientas, mosquiteras impregnadas» y otros elementos para ayudar en la recuperación de las viviendas.

Grave pérdida de hogares

El salón de actosInés Brill, Jefa del Grupo de apoyo multipaís para Haití, Cuba y República Dominicana de la Federación Internacional de la Cruz Roja, indicó que disponen de 7 millones de dólares para atender a «50.000 personas de 5.000 familias» en la recuperación de viviendas y otras necesidades.

Según el secretario General de Cruz Roja Cubana, el doctor Luis Foyo «lo que más se ha perdido son techos». La pérdida total o parcial de hogares es otro mazazo para el parque de viviendas cubano, cifrado en 3.882.424 domicilios, según el censo de 2012, y que en julio de este año presentaba un déficit de 880.000 hogares, que crece, además, anualmente. Pidió reservas de agua para afrontar la sequía y planchas de zinc.

El Gobierno cubano anunció un subsidio del 50% para adquisición de materiales dedicados a reconstrucción y facilidades crediticias. El 22% de los 257.794 expedientes de solicitud de subsidios corresponde a afectados por desastres naturales. De ellos, 24.265 sufrieron derrumbes totales. Tras el 'Irma' esa cifra aumentará en miles.

Fotos

Vídeos