La gran coalición alemana firma su pacto

Seehofer (CSU), Merkel (CDU) y Scholz (SPD), ayer tras la firma. :: efe/
Seehofer (CSU), Merkel (CDU) y Scholz (SPD), ayer tras la firma. :: efe

Los partidos de la Unión y los socialdemócratas hacen efectivo el acuerdo de gobierno que ha dado Merkel su cuarta legislatura

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

Tras casi seis meses de parálisis política y el más largo periodo para la formación de un nuevo Gobierno en la historia de Alemania, los partidos de la Unión, cristianodemócratas y socialcristianos bávaros (CDU/CSU), y los socialdemócratas SPD) suscribieron este lunes un nuevo acuerdo de coalición, que les permitirá gobernar con mayoría suficiente en la ya cuarta legislatura consecutiva de la canciller federal, Angela Merkel.

Con ganas de empezar a trabajar e impaciente por renovar su juramento ante el Bundestag mañana después de que sea reelegida en la sesión de investidura por el parlamento alemán, Merkel reiteró ayer el compromiso de las tres formaciones de colaborar estrechamente en favor de los alemanes, sobre todo en tiempos de globalización y digitalización. «El bienestar de nuestro país debe alcanzar a todos», afirmó la jefa del Gobierno germano, quien recordó que la economía nacional se mantiene al alza y la situación laboral es óptima, hasta el punto de que el país se acerca al pleno empleo.

Durante la presentación de los objetivos del nuevo Gobierno junto al líder de la CSU, Horst Seehofer, y el presidente interino del SPD, Olaf Scholz, Merkel subrayó que la integración de los cientos de miles de refugiados llegados a Alemania en los dos últimos años y la seguridad nacional serán puntos prioritarios, pero también los progresos rápidos en la reforma de la Eurozona en cuestiones como la unión bancaria y de los mercados de capitales, en los que destacó que conservadores y socialdemócratas mantiene la misma postura.

La canciller se refirió también a la necesidad de impulsar la iniciativa de unos presupuestos para inversiones en el seno de la UE, aunque reconoció que los debates entre los socios se encuentran aun en marcha, y de preparar nuevos programas para luchar contra el desempleo juvenil, sobre todo en el sur del continente. Igualmente defendió la elaboración de nuevas medidas para reforzar las fronteras exteriores de la Unión Europea. «Tenemos mucho trabajo por delante», dijo Merkel, quien, tras doce años consecutivos en el poder, sorprendió al comentar que «muchas cosas debemos repensarlas», ya que «todo cambia y no podemos seguir como hasta ahora».

Diferentes pero juntos

También el líder provisional de los socialdemócratas, futuro vicecanciller y titular de Finanzas, Olaf Scholz, se mostró convencido del éxito del nuevo pacto de gobierno entre las dos mayores formaciones políticas alemanas. «No es un matrimonio por amor», dijo Scholz, pero, si bien CDU, CSU y SPD «son partidos básicamente diferentes», serán capaces pese a todo «de colaborar de manera constructiva y gobernar juntos». El todavía alcalde-gobernador de la ciudad-estado de Hamburgo celebró además el resultado de las negociaciones para la nueva alianza: «suscribimos hoy un acuerdo de coalición que beneficiará al país y a sus ciudadanos».

Destacó que el documento afronta dos retos fundamentales. Por un lado, la reforma y desarrollo de la UE como comunidad política y económica y por otro, la situación en Alemania. Scholz comentó que el país registra un momento de auge económico, pero que la gente está precupada por saber si tendrá continuidad los próximos diez o quince años y el Gobierno debe asumir esa inquietud. En todo caso, prometió que trabajarán por un país más justo «paso a paso, día a día».

No menos optimista se mostró el líder de la CSU, Horst Seehofer, que hoy cesará como primer ministro de Baviera para asumir mañana el Ministerio de Interior. «Hemos formado esta gran coalición en favor de la gente corriente», dijo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos