Francia homenajea al héroe de su resistencia al yihadismo

El presidente francés, Emmanuel Macron, rinde tributo al gendarme Arnaud Beltrame durante la ceremonia de ayer en París. :: l. marin / afp/
El presidente francés, Emmanuel Macron, rinde tributo al gendarme Arnaud Beltrame durante la ceremonia de ayer en París. :: l. marin / afp

Macron equipara con Juana de Arco y De Gaulle al gendarme que se sacrificó por una rehén del ataque al supermercado de Trèbes

FERNANDO ITURRIBARRÍA CORRESPONSAL PARÍS.

Francia rindió ayer homenaje a su último héroe, el gendarme que el viernes sacrificó su vida por la de una rehén del yihadista que mató a cuatro personas en ataques asumidos por el Estado Islámico una hora después de que el agresor fuera abatido por las fuerzas del orden. «El nombre de Arnaud Beltrame ha devenido el del heroísmo francés, portador de este espíritu de resistencia que es la afirmación suprema de lo que somos», proclamó el presidente, Emmanuel Macron, en una solemne ceremonia celebrada en Los Inválidos de París con la participación de sus predecesores Nicolas Sarkozy y François Hollande, y el Gobierno en pleno.

A las diez de la mañana se guardó un minuto de silencio en todas las gendarmerías, comisarías y prefecturas, donde las banderas ondearon a media asta al igual que en los demás edificios públicos. A esa hora partió el cortejo fúnebre desde el Panteón, necrópolis laica de las figuras históricas del país, hasta Los Inválidos, templo del espíritu militar y sede de la tumba de Napoleón. Miles de personas, muchas de ellas estudiantes, asistieron al paso de la comitiva con respetuoso silencio roto por aplausos espontáneos bajo una persistente lluvia a tono con la tristeza popular.

En su discurso elegíaco, Macron glosó el gesto heroico del militar que se canjeó por una cajera del supermercado de Trèbes (sur de Francia) y fue degollado horas después por el yihadista Radouane Lakdim, un franco-marroquí de 25 años que estaba fichado por los servicios antiterroristas. «Aceptar morir para que vivan inocentes es el corazón del compromiso del soldado», sentenció el jefe del Estado y de los ejércitos antes de imponer las insignias de comendador de la Legión de Honor en el féretro del teniente coronel, al que ascendió al grado de coronel a título póstumo.

A su juicio, el soldado reconocido encarna el espíritu de resistencia de las gestas francesas «desde Juana de Arco al general De Gaulle». «Al salvar a esa mujer, conjuró el espíritu de renuncia y de indiferencia que a veces amenaza», dijo.

Macron trazó un paralelismo con el asesinato el mismo viernes en París de una octogenaria superviviente del Holocausto «porque era judía» por un vecino musulmán «que así profanó nuestros valores sagrados y nuestra memoria». Luego acudió a título personal a los funerales de la anciana, en cuyo honor se celebraron por la tarde en París y otras ciudades concentraciones convocadas por el órgano representativo de las instituciones judías de Francia.

«Lo que combatimos es también este islamismo subterráneo que progresa por las redes sociales, ejecuta su obra de manera invisible y actúa clandestinamente sobre ánimos débiles o inestables», observó Macron al definir a ese «enemigo insidioso». «El campo de la libertad, el de Francia, está confrontado hoy a un oscurantismo bárbaro que tiene por único programa la eliminación de nuestras libertades y nuestras solidaridades», subrayó.

Católico y masón

En la alocución presidencial no hubo mención alguna a la doble e insólita condición de católico y masón en el homenajeado. Beltrame, de 44 años, se había confirmado a los 33 antes de recibir la primera comunión y tenía previsto contraer matrimonio el próximo 9 de junio con su esposa, con la que estaba unido por lo civil. En 2008 se inició en la Gran Logia de Francia de cuyas reuniones secretas fue asiduo participante hasta un mes antes de su muerte.

«No se puede comprender su sacrificio si se lo separa de su fe personal. Es el gesto de un gendarme y de un cristiano», ha declarado su viuda al semanario cristiano 'La Vie'. El héroe multicultural ya había salvado la vida de otra rehén francesa en 2005 durante una misión militar en Bagdad en plena guerra de Irak.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos