Francia y Alemania lanzan un avión de combate común

Merkel no se opone a las ideas de Macron de un presupuesto y un ministro propios en la zona euro

F. ITURRIBARRIA PARÍS.

Francia y Alemania decidieron ayer desarrollar un proyecto de avión de combate común, al que invitan a sumarse a otros países interesados, en el marco de una cooperación estructurada permanente en materia de Europa de la defensa. La iniciativa fue anunciada en París por Emmanuel Macron y Angela Merkel al término del 19º consejo de ministros bilateral en cuya clausura la canciller alemana no se opuso a que la zona euro tenga un presupuesto y un ministro de Finanzas propios, ideas defendidas por su anfitrión.

El futuro avión de combate común ilustra la voluntad de París y Berlín de desarrollar una política de defensa europea con acuerdos concretos abiertos a otros socios de la Unión que deseen una mayor integración en ese terreno. El proyecto de sistema militar europeo, dirigido por Francia y Alemania, está destinado a sustituir a largo plazo las flotas actuales de aviones de combate formada por los Rafale galos y los Tornado germanos.

El eje franco-alemán pretende poner a punto una hoja de ruta conjunta a mediados de 2018. «Es una revolución profunda pero no tememos las revoluciones cuando son conducidas de manera pacífica, construida y duradera», declaró Macron en una conferencia de prensa ofrecida con Merkel en el palacio del Elíseo. El presidente francés explicó que el avión de combate de nueva generación será utilizado «de manera conjunta en nuestros dos ejércitos» y permitirá «coordinarnos para la exportación en este tema».

La cooperación militar franco-alemana incluye la puesta en marcha de otros proyectos sobre diferentes equipamientos como los sistemas terrestres, las patrullas militares, la vigilancia del espacio y las tecnologías digitales. Merkel destacó el programa Eurodrón que dirigirá Alemania con participación de Francia, España e Italia con el objetivo de llegar a un contrato global antes de 2019. En la comparecencia informativa Merkel proclamó con más claridad que nunca que no tiene «nada contra un presupuesto de la zona euro» y que «se puede hablar de un ministro europeo de Finanzas». Incluso resaltó que ella había propuesto sin éxito en 2012 un «pequeño presupuesto» de la eurozona.

Pero la canciller apuntó que las cuestiones derivadas de la refundación de la moneda única preconizada por Macron no podrán ser abordadas antes de la celebración en otoño de las elecciones legislativas alemanas. «Para las evoluciones de fondo se necesita consultar al Parlamento. No vamos a rezagarnos pero eso no se puede decretar sin ninguna base», puntualizó tras mostrarse favorable a un calendario «muy ambicioso».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos