La finca oculta de Macri

La justicia investiga las informaciones que atribuyen una gran propiedad al presidente argentino, ya tocado por los 'papeles de Panamá'

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

Un nuevo escándalo por ocultamiento de bienes se cierne sobre el presidente de Argentina, Mauricio Macri, que aún es blanco de una investigación judicial por la denuncia de los 'papeles de Panamá'. Según un reportaje periodístico no desmentido ni confirmado, Macri es propietario de una finca de 32,5 hectáreas cuyo valor de mercado es diez veces el patrimonio que el presidente admitió este año como su fortuna total ante la Oficina Anticorrupción.

El diputado opositor Rodolfo Tailhade presentó una denuncia para que se investigue si el mandatario sigue siendo dueño de la propiedad en cuestión, que no aparece en su declaración patrimonial. Antes de imputarlo, la Fiscalía Federal solicitó un informe histórico al Registro de la Propiedad para conocer a quién pertenece el terreno.

De acuerdo a la investigación periodística -ilustrada con facturas de impuestos provinciales de agosto de este año a nombre del mandatario- Macri omitió declarar este terreno, ubicado en la localidad de Bella Vista, partido de San Miguel, al oeste de Buenos Aires. En esas 32,5 hectáreas se levantó un barrio de 250 viviendas de lujo con acceso a piscinas, canchas de tenis y de fútbol. Además, se construyó un campo de golf anexo a la urbanización que sería propiedad del hermano del presidente, Gianfranco Macri.

LA CLAVEEl valor de la finca que supuestamente posee multiplica por diez su fortuna reconocida de cuatro millones de euros

En 2016, a pocos meses de asumir la presidencia, Macri había sido uno de los pocos mandatarios señalados por la denuncia internacional de los 'papeles de Panamá'. Según esa investigación realizada en 76 países, era director de una sociedad 'offshore' en islas Bahamas. La firma no había sido declarada y el asunto produjo una sacudida en la sociedad argentina, pues el presidente había hecho su campaña en base al combate contra la corrupción.

Macri dijo entonces que se trataba de una sociedad abierta por su padre hacía muchos años en la que él figuraba como director, pero aseguró que estaba inactiva y que por eso no la declaró. No obstante, a los pocos días apareció otra sociedad -en Panamá- que sí mostraba movimientos y que tampoco había sido declarada. Las revelaciones alcanzaron también a varios de sus colaboradores, todos con empresas o incluso cuentas 'off-shore'. Se abrió entonces una investigación judicial por presunto lavado de dinero.

En abril de este año el juez federal Sebastián Casanello resolvió que no había indicios de que el presidente hubiese cometido ese delito, aunque remitió la causa al fuero penal económico para que se investigue si se cometieron crímenes de carácter tributario. También el juez ordenó investigar supuetas inconsistencias en las declaraciones juradas del mandatario. Se analiza si el presidente se benefició de medidas que él mismo adoptó en la función pública.

En este marco, la denuncia del veterano periodista Horacio Verbitsky en el periódico 'Página 12' amenaza con un nuevo revuelo. El Gobierno no reaccionó. Otro periodista -como portavoz no oficial- explicó que Macri había vendido esa tierra en 2007. Pero no explicó cómo siguen registrándose trámites a su nombre diez años después. Macri había presentado en julio su declaración jurada ante la Oficina Anticorrupción. Allí admitió poseer 82,6 millones de pesos (4 millones de euros) en distintas inversiones. No aludió al llamado fideicomiso ciego que constituyó en 2016 por otros 44 millones de pesos (2,1 millones de euros) con el declarado propósito de evitar incurrir en conflicto de intereses.

Sin embargo, el hallazgo de Verbitsky -el periodista que obtuvo en 1995 las revelaciones del militar de la Armada argentina Adolfo Scilingo, que confesó haber arrojado al mar a prisioneros clandestinos durante la dictadura- asevera que el presidente posee un bien cuyo valor fiscal -siempre menor al de mercado- supera el total de la fortuna declarada. Si se toma el valor de mercado, el patrimonio debería ser multiplicado por diez. Las inmobiliarias consultadas para la pesquisa revelan que las 32,5 hectáreas -aun sin el valor de las viviendas que allí se construyeron- equivale a unos 43 millones de euros.

Fotos

Vídeos