«Fui feliz, pero la felicidad me duró dos segundos»

«Cuando me dieron la noticia de la derrota del Daesh (acrónimo en árabe para referirse al EI) fui feliz, pero la felicidad me duró dos segundos, lo que tardé en ver las imágenes de Abdulá Ocalan, líder de un grupo terrorista como el PKK, en la plaza de Al-Naim y las imágenes de la destrucción total. La ciudad está arrasada y hay miles de muertos, no puedo estar feliz», lamenta al otro lado del teléfono Abdelaziz al-Hamza, portavoz del grupo de activistas 'Raqqa está siendo masacrada lentamente'.

Las Unidades de Protección Popular (YPG) son la milicia kurda que, con apoyo de EE UU, ha liderado la ofensiva de cuatro meses que ha logrado que el califato pase a ser historia en Raqqa. La YPG son el brazo sirio del PKK, grupo considerado terrorista por la UE y EE UU y en guerra con Turquía, miembro de la OTAN, desde hace tres décadas. Ankara considera intolerable el apoyo militar ofrecido por EE UU y espera que esta política cambie en cuanto concluya la lucha contra el yihadismo.

Fotos

Vídeos