El SPD exige a Merkel la «refundación de Europa» que propone Macron

Martin Schulz, durante la rueda de prensa que ofreció ayer, con la estatua del histórico lider del SPD Willy Brandt de fondo. :: Kay Nietfeld / afp/
Martin Schulz, durante la rueda de prensa que ofreció ayer, con la estatua del histórico lider del SPD Willy Brandt de fondo. :: Kay Nietfeld / afp

Los socialdemócratas alemanes ponen sus condiciones para comenzar a negociar la reedición de la gran coalición

JUAN CARLOS BARRENA

berlín. La incertidumbre sobre la posible composición del próximo gobierno alemán se mantendrá al menos hasta el lunes. Hasta entonces deberá esperar la canciller federal y líder de los conservadores germanos, Angela Merkel, interesada en renovar la actual gran coalición con los socialdemócratas (SPD) tras el fracaso de los contactos previos que mantuvo con con liberales y verdes para formar una alianza de gobierno alternativa. El SPD no ha dicho aún si se aviene a negociar, pero ya ha puesto sus condiciones; la principal, acometer una refundación de la Unión en el sentido que la propone el presidente francés, Emmanuel Macron.

El líder del SPD, Martin Schulz, anunció ayer que la ejecutiva de su partido mantiene abiertas todas las opciones, se decantará por una a comienzos de la semana próxima y aconsejará la militancia que la respalde, aunque dejará en manos del congreso del partido -del 7 al 9 de diciembre la decisión final-. Visiblemente irritado, Martin Schulz negó que la cúpula del SPD hubiese aprobado ya la apertura de negociaciones con los cristianodemócratas y socialcristianos bávaros (CDU/CSU) de Merkel y acusó a estos de poner en circulación informaciones falsas.

«No nos presiona el tiempo y estudiaremos todas las opciones», advirtió Schulz en su primera intervención ante los medios tras entrevistarse la noche anterior con Merkel y el líder bávaro, Horst Seehofer, en el despacho del presidente federal, Frank-Walter Steinmeier.

El líder socialista reclama proyectos de futuro «que saquen a Alemania de su sueño de 'bella durmiente'

Una profunda reforma de la Unión Europea y del sistema social alemán serán dos de las grandes demandas que el SPD planteará a la Unión de CDU y CSU si llegan a negociar una nueva 'grosse koalition', conocida también por el acrónimo 'GroKo' por los alemanes, tan amantes de las abreviaturas.

«Necesitamos una refundación de Europa» y «el cambio de la política alemana para Europa», dijo Schulz en una entrevista con 'Spiegel Online', en la que el líder socialdemócrata subrayó que «el núcleo de toda negociación será ofrecer una respuesta positiva a Emmanuel Macron», el joven presidente francés que recientemente planteó la necesidad de renovar la Unión Europea. Al igual que el máximo mandatario galo, el presidente de la socialdemocracia alemana reclama la introducción de una política fiscal común y el nombramiento de un ministro europeo de Finanzas que gestione unos presupuestos para todo el continente. Schulz y su formación exigen igualmente una política social común para Europa y estándares igualitarios en política económica.

A nivel nacional los socialdemócratas plantearán a los conservadores, llegado el caso, una renovación del sistema sanitario y de asistencia enfermos, dependientes y personas de la tercera edad. «Hay que acabar con la medicina de dos clases», señaló el líder del SPD, quien reclamó una «revolución educativa» y otros proyectos con visión de futuro que «saquen a Alemania de su sueño de 'bella durmiente'». Y Schulz aprovechó la ocasión también para dejar claro que los socialdemócratas no tienen intención de dejarse avasallar por los conservadores si finalmente hay un acuerdo para negociar una reedición de la gran coalición aún en funciones. Pesa sin duda en los socialistas el mal resultado que la fórmula les dio en las urnas en las legislativas de septiembre.

«Somos un partido orgulloso y seguro de sí mismo. Y el SPD actuará partiendo de ese orgullo y no por miedo», afirmó Martin Schulz. La vicepresidenta del SPD y primera ministra del Estado de Mecklemburgo-Antepomerania, Manuela Schwesig, dejó claro que en el seno de su formación no hay una línea unitaria en lo que se refiere a la formación del próximo gobierno germano. «Está claro que en nuestro partido hay opiniones muy diferenciadas, como el rechazo masivo a la 'gran coalición', pero también escepticismo ante unas nuevas elecciones y muchos defensores de terceras opciones», señaló Schwesig, quien subrayó que la dirección de los socialdemócratas debatirá sin presiones para tratar de alcanzar una postura común.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos