Europa se harta de ser «vasallo de EE UU»

La vacas pacen junto a los carros de combate del Ejército israelí en los Altos del Golán. :: M. Kahana / AFP/
La vacas pacen junto a los carros de combate del Ejército israelí en los Altos del Golán. :: M. Kahana / AFP

Merkel aparca la prudencia y endurece el tono de sus críticas a Trump por incumplir el acuerdo con IránFrancia exige «preservar la soberanía económica» y trabaja en medidas concretas para proteger a las empresas europeas de las nuevas sanciones

MARÍA MOLINOS BERLÍN.

La canciller alemana, Angela Merkel, acusó ayer a Donald Trump de erosionar «la confianza en el orden internacional» y se dijo decepcionada por el incumplimiento por parte de Washington del acuerdo nuclear con Irán. Las críticas de la líder europea al presidente de EE UU son cada vez más explícitas y directas. El tradicional vínculo transatlántico ha quedado tocado.

Desde Francia, además, se considera que ha llegado la hora de «pasar de las palabras a los hechos» y «preservar la soberanía económica» de la Unión Europea frente a la amenaza estadounidense de castigar a las empresas comunitarias que comercien con Teherán. El ministro francés de Economía, Bruno le Maire, no se mordió la lengua: «¿Queremos ser los vasallos de EE UU que obedecen el menor movimiento de su dedo?», se preguntó en declaraciones a la radio Europe 1.

La de ayer fue una jornada en la que quedó patente el hartazgo de los dirigentes europeos con los daños colaterales que provocará la agenda geoestratégica de Trump. Merkel intervino en un debate con el significativo título de 'Cómo proceder ante regímenes agresivos' en el Congreso de los Católicos de Alemania en Münster. La canciller lamentó que Trump ha dado al traste de forma «unilateral» con «doce años de trabajo diplomático». «No está bien abandonar de forma unilateral un pacto que has acordado, que el Consejo de Seguridad ha votado y aprobado de forma unánime. Eso daña la confianza en el orden internacional», argumentó.

Pese a que el acuerdo nuclear «no es ideal» supuso «un éxito del multilateralismo», dijo Merkel en referencia al pacto firmado en 2015 por Irán, Estados Unidos (con la Administración Obama), Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China. Ahora será preciso evaluar si el texto puede mantenerse con vida sin Washington, agregó la canciller, que habló ayer por teléfono con el presidente ruso, Vladímir Putin, también a favor del acuerdo.

«Apostamos por el multilateralismo como solución» y por el «diálogo», recalcó la canciller, que pese a la «decepción» por el movimiento de Trump llamó a no cuestionar los «fuertes lazos» con su «gran aliado transatlántico».

Pero la prudencia que ejercitó durante las primeras semanas de la presidencia de Trump están dejando paso, de forma cada vez más evidente, a las críticas. Merkel ya advirtió el jueves que Europa no puede esperar que EE UU la «proteja» de los conflictos en el mundo. En esas palabras resonaban los ecos de las más tímidas que pronunció tras su primera bilateral con el presidente estadounidense. «Los tiempos en los que nos podíamos fiar completamente de los otros están llegando a su fin, por lo que he visto los últimos días», dijo entonces.

«Dispuestos a pelear»

El ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, fue un paso más allá en la línea apuntada por su canciller. En una entrevista en el semanario 'Der Spiegel' publicada ayer consideró que «el giro que está experimentando EE UU» desde la llegada de Trump a la Casa Blanca «ha afectado ya a las relaciones transatlánticas». «Estamos dispuestos a hablar, a negociar, pero donde sea necesario también a pelear por nuestras posiciones», aseguró el jefe de la diplomacia alemana en relación a la postura europea, que la próxima semana consensuará con sus colegas francés y británico.

Francia, que hace sólo unos días desplegó en vano en la Casa Blanca todo el encanto de Emmanuel Macron para contener la decisión cantada de Trump, estudia medidas concretas para contrarrestar las consecuencias para las empresas de la vuelta de las sanciones contra Teherán. El ministro de Economía evocó ayer «el refuerzo» de un reglamento creado en 1996 para que los empresarios comunitarios pudieran saltarse el bloqueo impuesto por EE UU a Cuba, con la idea de aplicarlo al caso actual de Irán.

La exasperación con Trump crece en Europa. El mandatario «sólo reconoce la sumisión e incluso quienes obedecen nunca sabe cuánto tiempo gozarán de su beneplácito», se dolía el diario alemán 'Suddeutsche Zeitung'. Los jefes de Estado y de gobieno de la UE deberán aclarar sus intenciones en su encuentro que tendrá lugar el miércoles por la noche en Sofía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos