España ordena al embajador de Corea del Norte abandonar el país

El Gobierno ha tomado esta decisión tras el lanzamiento el viernes de un nuevo misil que sobrevoló Japón

R. C.

El Gobierno español ha notificado al embajador de Corea del Norte en Madrid, Kim Hyok-chol, que ha de abandonar el país antes de fin de mes, según detalló ayer el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis.

El diplomático norcoreano fue citado en el Ministerio de Asuntos Exteriores para ser informado de la decisión del Gobierno, vinculada a los ensayos nucleares y balísticos que viene realizando Pyongyang. El Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy concluyó que «era necesario dar este paso, porque esos programas son una seria amenaza para la paz y la seguridad internacional».

Dastis, que se encuentra en Nueva York para asistir a la Asamblea General de la ONU, señaló, que la decisión se tomó tras «reiteradas advertencias al embajador y a las autoridades norcoreanas». La medida llega después de que el régimen de King Jong-un probara el viernes un nuevo misil que sobrevoló el isla nipona de Hokkaido pese a las duras sanciones que le había impuesto la ONU como consecuencia de su irrefrenable escalada nuclear. España ya había reaccionado a las pruebas de Pyongyang el 31 de agosto, cuando convocó al embajador para comunicarle que se reducía de tres a dos el número de integrantes del personal diplomático de la delegación en la capital del país.

En un comunicado de la Oficina de Información Diplomática, el Gobierno recalcaba su deseo de una completa desnuclearización de Corea del Norte, al entender que este armamento representa «un serio riesgo de conflicto». Exteriores ya hacía hincapié entonces en que las reiteradas pruebas nucleares y el lanzamiento de misiles representan «una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad».

El programa nuclear, proseguía el documento, «socava el régimen de no proliferación nuclear y genera una grave amenaza para la paz y la seguridad global».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos