España convoca al embajador de Corea del Norte y anuncia la revisión de las relaciones

R. C. MADRID.

El Gobierno convocó ayer al embajador de Corea del Norte para expresarle su «profundo rechazo y condena» al ensayo balístico llevado a cabo el 28 de julio, que podría conllevar una «revisión de las relaciones» entre los dos países. El embajador fue convocado a la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, tal como ya había ocurrido con motivo del anterior ensayo de un misil intercontinental por parte del régimen de Kim Jong-un a principios del mes de julio. España recordó que el Gobierno norcoreano «sigue violando las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad y poniendo en peligro la paz y la seguridad internacionales», según un comunicado del Ministerio dirigido por Alfonso Dastis. «El Gobierno español está procediendo a una revisión de las relaciones bilaterales, que podrían verse afectadas negativamente si el Gobierno de Corea del Norte continúa con sus ensayos balísticos o nucleares al margen de la legalidadinternacional», advirtió.

El pasado viernes Corea del Norte lanzó un misil que recorrió, según Pyongyang, 998 kilómetros y es capaz de alcanzar el territorio continental estadounidense. El proyectil, un Hwasong-14, voló durante unos 47 minutos y alcanzó una altitud máxima de 3.724,9 kilómetros antes de caer en el mar de Japón. Tras el ensayo, Pyongyang aseguró que puede alcanzar cualquier parte de Estados Unidos con este arma, algo que corroboraron expertos estadounidenses tras analizar el lanzamiento.

Corea del Norte justifica su escalada nuclear y militar por la necesidad de defenderse de lo que considera movimientos provocadores de Corea del Sur y Estados Unidos.

Fotos

Vídeos