Erdogan lleva al banquillo a 17 periodistas del principal periódico opositor turco

G. ELORRIAGA

Can Dündar viaja en su propio automóvil a través de Berlín, una ciudad de largas distancias. El exdirector del diario 'Cumhuriyet' de Estambul se encuentra exiliado en Alemania y recela de los numerosos taxistas de origen turco que prestan sus servicios en la capital germana y que pueden reconocerlo. El 63% de los inmigrantes otomanos votaron por el 'sí' en el referéndum que proporcionó amplios poderes al presidente, Recep Tayyip Erdogan, y los más exaltados son partidarios de la extradición de Dundar a Ankara, con el objetivo de que cumpla una condena de cinco años de cárcel por «filtrar información secreta del Estado».

Además, desde ayer, está siendo procesado 'in absentia' junto a otros 16 compañeros del diario por el presunto apoyo a una organización terrorista. La justicia les acusa de colaborar con la insurrección kurda, entidades de ultraizquierda y la cofradía del islamista Fetulá Gulén, bestia negra del régimen. El proceso puede acabar con el último bastión de la resistencia al Gobierno dentro de los medios de comunicación. La represión desatada después del fallido golpe de Estado del 15 de julio de 2016 ha resultado fatal para la libertad de prensa. Las últimas estadísticas hablan de 150 periodistas detenidos y 170 entidades clausuradas, incluidos canales de televisión.

Un año de asfixia

El cerco a 'Cumhuriyet' (La República), fundado en 1924, nacionalista y de tendencia centroizquierdista, comenzó un año antes, cuando el diario publicó información gráfica en torno al paso de camiones con armas por la frontera siria y que, al parecer, iban destinadas a milicias yihadistas. La difusión de estos hechos provocó la detención de Dündar, que pasó tres meses en prisión preventiva y sufrió un intento de asesinato en un receso durante su primer juicio, en el que resultó condenado a cinco años de cárcel. Mientras se encontraba en libertad pendiente de hacer frente a la condena, el veterano periodista abandonó el país. Su esposa permanece retenida tras serle retirado el pasaporte.

La Fiscalía solicita penas de entre ocho y 43 años para los afectados por esta nueva causa y los precedentes no auguran una sentencia favorable. El pasado día 14, el diputado socialdemócrata Enis Berberoglu fue condenado a 25 años de prisión por filtrar documentación a los medios sobre ese cargamento bélico, una prueba que cuestiona la relación entre Turquía y las fuerzas islamistas que operan en la vecina Siria.

Fotos

Vídeos