Entra en vigor el alto el fuego entre el ELN y el Gobierno de Colombia

El presidente Santos pacta con la guerrilla un cese de hostilidades hasta enero que se ampliaría si se libera a 14 secuestrados

MILAGROS L. DE GUEREÑO LA HABANA.

Juan Manuel Santos y 'Gabino', el jefe máximo de la guerrilla del Ejército Nacional de Liberación (ELN), ordenaron a sus respectivas fuerzas respetar el alto el fuego bilateral que se extenderá desde ayer hasta el 9 de enero. Salvo que alguna de las partes lo incumpla, cuando transcurran estos 102 días podría prorrogarse si hay avances, como la liberación de los 14 secuestrados que, según el Ejército, están en poder de los 'elenos'.

El compromiso es cesar toda acción ofensiva, que, según Carlos Velandia, conocido como 'Felipe Torres' y ahora gestor de paz, implica suspender «todas las acciones contra la Fuerza Pública, las infraestructuras, la actividad conómica, los civiles; no hay lugar a equívoco».

Juan Camilo Restrepo, jefe del equipo gubernamental que negocia en Quito un proceso similar al gestionado el año pasado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y que ha permitido su reconversión a partido político legal, confía en que este periodo de suspensión de secuestros permita recuperar la libertad y que regresen a sus hogares quienes permanecen cautivos del grupo armado.

A cambio, se adelanta un «programa de carácter humanitario con los militantes de esa organización armada, a fin de que toda su condición de salubridad, de cercanía de sus familias y de seguridad en los patios donde están recluidos se mejoren de acuerdo con los parámetros legales y humanitarios» para los 450 integrantes del grupo encarcelados en distintos penales del país. Horas antes de comenzar el alto el fuego ocurrió un enfrentamiento con integrantes del frente 'José David Suárez' del ELN en Casanare, en el que resultó herido, aunque murió durante el traslado a un hospital, el líder de ese grupo, alias 'Carro Loco'.

Según el Ministerio de Defensa, ocurrió tras dos meses de seguimiento del Ejército Nacional, la Fuerza Aérea y la Policía Nacional. De esta forma, se puso fin a una «carrera delictiva de más de 20 años». 'Carro Loco' figuraba como responsable de la muerte de cerca de 30 militares y policías.

Por otra parte, en una emboscada atribuida a miembros de la ya exguerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que no aceptaron integrarse en el proceso de paz firmado por sus jefes con Santos, murieron tres policías y uno de los agresores.

Fotos

Vídeos