Entra en servicio la línea ferroviaria más corta entre Asia y Europa

Con un recorrido de 846 kilómetros, une Turquía y Azerbaiyán a través de Georgia y conecta con la red asiática que llega hasta China

RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ.

Los presidentes de Azerbaiyán y Turquía, Ilham Alíev y Recep Tayyip Erdogan, además del primer ministro georgiano, Gueorgui Kvirikashvili, inauguraron ayer el tren que cubrirá el recorrido desde Bakú, la capital azerbaiyana, hasta la ciudad de Kars (Turquía), pasando por Tiflis, la capital de Georgia. Se abre así un nuevo ramal de la Ruta de la Seda. Con 846 kilómetros, la línea Bakú-Tiflis-Kars va a ser el recorrido ferroviario más corto entre Asia y Europa y constituye una alternativa al Transiberiano, ferrocarril que recorre toda Rusia de este a oeste.

Erdogan cree que el nuevo tren «hará que aumenten las inversiones y el turismo». Según sus palabras, «transportará en una primera etapa seis millones de toneladas de carga» entre China y Europa. Después se espera que la cifra aumente hasta los 17 millones de toneladas en los años siguientes. «Los trenes podrán circular directamente entre Londres y Pekín», añadió el presidente turco.

Kvirikashvili dijo que, además de mercancías, el BTK trasportará anualmente en torno a un millón de pasajeros, lo que supondrá un importante impulso para el turismo. El jefe del Gobierno georgiano aseguró que el nuevo tren permitirá conectar la red ferroviaria asiática con la turca y la europea, de modo que «las cargas lleguen de China a Europa en ocho días». El corredor ferroviario que une China con Europa a través de Rusia necesita casi tres semanas para cubrir la ruta.

Desde hace menos de un año, un tren de mercancías circula entre China y España recorriendo más de 13.000 kilómetros a través de Rusia, Bielorrusia, Polonia, Alemania y Francia. Este ferrocarril necesita unos 20 días para cubrir el trayecto.

Fotos

Vídeos