La UE eleva la presión sobre Moscú y 16 países expulsan a una treintena de diplomáticos

ADOLFO LORENTE CORRESPONSAL

bruselas. La cumbre de primavera de jefes de Estado y de Gobierno de la UE terminó el pasado viernes con un punto y seguido, pensando en este lunes. Así fue. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, compareció de forma urgente, a las 15:15 horas, para anunciar que catorce países habían decidido expulsar a una treintena de diplomáticos rusos como represalia por el ataque con gas nervioso sufrido por un exespía ruso y su hija en la localidad británica de Salisbury. La reacción fue coordinada a nivel mundial y se anunció al mismo tiempo que Estados Unidos, que echó a 60, Canadá o el resto de países de la OTAN.

Tusk compareció desde Bulgaria, donde ayer por la tarde se celebró una cumbre ente la UE y Turquía. El polaco recordó que el Consejo condenó el ataque «en los términos más enérgicos posibles» y avaló la hipótesis sobre la autoría que apunta a Moscú. «La Unión Europea está de acuerdo con la valoración del Gobierno del Reino Unido de que es muy probable que la Federación de Rusia sea responsable del atentado y de que no hay ninguna otra explicación plausible. Nos solidarizamos incondicionalmente con el Reino Unido frente a este grave reto a nuestra seguridad común», reza el texto de las conclusiones aprobado de forma unánime por los Veintiocho.

España se suma a la medida

El viernes, gracias a la presión ejercida por Theresa May de la mano de Francia y Alemania, la UE anunció la llamada a consultas del embajador europeo en Moscú, Markus Ederer. Era solo el aperitivo. Ayer llegó el primer plato con la expulsión de una treintena de diplomáticos rusos asentados en una quincena de países. Porque aunque Tusk habló de 14, la cifra aumentó por la tarde a 16 y se espera que en las próximas horas siga 'in crescendo'. Alemania, Francia y Polonia lideran la represalia con cuatro; República Checa y Lituania, tres; España, Dinamarca, Italia y Países Bajos, dos cada uno; mientras que Estonia, Finlandia, Letonia, Croacia, Suecia, Rumanía y Hungría expulsarán a uno.

Esto, de momento. «No se excluyen medidas adicionales en los próximos días o semanas, incluidas más expulsiones en este marco común de la UE», advirtió Tusk. Puede que haya segundo plato e incluso postre, dependiendo de la respuesta rusa y, por ejemplo, del nivel de presión que decida imponer Estados Unidos. No hay que olvidar que hay una guerra comercial en ciernes y este tipo de decisiones han servido históricamente para atemperar los ánimos americanos. Pero ahora está Donald Trump en la Casa Blanca y no se sabe muy bien si tomar medidas contra Rusia es malo o bueno.

El balance provisional habla de dieciséis países que se han solidarizado con Reino Unido expulsando diplomáticos de forma simbólica. Quedan, por lo tanto, 11 de los 28 que deberán mover ficha en los próximos días o quedarán en una situación bastante incómoda. Entre los 'amigos' rusos destaca Grecia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos