Yair Netanyahu, hijo del primer ministro israelí, se alinea con las tesis racistas

MIKEL AYESTARAN CORRESPONSAL

jerusalén. Yair Netanyahu logró eclipsar a su padre en los medios israelíes con su valoración de la marcha de grupos neonazis de Virginia. El hijo mayor del primer ministro, de 26 años, escribió en su muro de Facebook que «la escoria neonazi me odia a mí y a mi país, pero pertenecen al pasado», lo que preocupa de verdad al joven Yair son «los matones antifascistas y del BLM (en referencia a la plataforma Black Lives Matter) que odian a mi país y, desde mi punto de vista, también a Estados Unidos y se están convirtiendo en la clase dominante en universidades y las calles».

Pese a las banderas nazis y a los gritos contra judíos que se escucharon en las calles de Charlottesville durante el fin de semana, Benjamín Netanyahu no realizó comentario alguno al respecto hasta que se pronunció Donald Trump. El mandatario israelí, que alardea de ser «el primer ministro de todo el pueblo judío y no solo del Estado de Israel», colgó un escueto mensaje de condena en su canal en inglés de Twitter en el que mostró su «indignación» por las «expresiones antisemitas, neonazis y racistas» y dijo que «todo el mundo debería oponerse a este odio».

Su hijo, sin embargo, se alineó más con las tesis de Trump, que condenó a todos los grupos inmersos en las protestas por igual, y señaló directamente a los elementos de la izquierda radical como el auténtico factor de desestabilización.

Querella

Esta misma semana, según informó el diario 'Haaretz', el 'think-tank' israelí Molad se querelló contra Yair Netanyahu por sus comentarios en Facebook a un artículo que le dedicó este centro de estudios estratégicos que tuvo 1,25 millones de visitas, el récord de la organización. El hijo del primer ministro les llamó «radicales antisionistas que trabajan gracias a los fondos de la Israel Destruction Fund (juego de palabras para criticar a la New Israel Fund, que busca la igualdad entre todos los israelíes) y la Unión Europea».

Los Netanyahu no pasan por sus mejores momentos de popularidad y su hijo mayor forma ya parte de las críticas extendidas a una familia que está en el punto de mira de la Justicia israelí por supuestos casos de corrupción, fraude y abuso de poder. Antes de esta polémica reacción a lo ocurrido en Virginia, el nombre de Yair saltó a los medios cuando un vecino denunció que se negó a recoger los excrementos de su perro en un parque y posteriormente le dedicó un gesto obsceno con el dedo corazón.

Fotos

Vídeos