El 'trumpismo' derrota a Trump en Alabama

Los votantes republicanos celebran la victoria de Roy Moore en las elecciones Senado. / S. O / AFP

El 'ultra' Roy Moore barre al candidato del presidente y del partido en las elecciones primarias republicanas

CAROLINE CONEJERO N UEVA YORK.

Armado con chaleco de cuero, sombrero vaquero y pistola en mano, el republicano ultraconservador Roy Moore salió victorioso de las primarias republicanas al Senado nacional en Alabama, derrotando con ello a su adversario Luther Strange, el candidato de Trump a la cámara alta.

Moore, el ex jefe judicial de la corte suprema de Alabama, y una de las figuras políticas mas controvertidas del universo republicano, consiguió un 95 por ciento del voto en una muy competitiva segunda vuelta electoral. Una victoria aplastante a pesar de no contar con el apoyo del establecimiento republicano, de la oposición del propio Presidente Trump, y de ser abrumadoramente superado económica y políticamente por su adversario. Sin embargo, un energético y mucho más colorista Roy Moore logró superar con creces a su, en comparación, más lánguido adversario Luther Strange, dejando al Presidente Trump más aislado y perdiendo las riendas de las fuerzas que le llevaron al poder.

La victoria de Moore supone paradójicamente la victoria del 'trumpismo' sobre Trump, una victoria que abre la caja de los truenos tanto para republicanos como demócratas. Y también para el Presidente Trump. La victoria de Moore, quien respalda la ideología antisistema de Trump conocida como 'trumpismo' y es seguidor del Presidente, pone de manifiesto las nuevas dinámicas políticas en juego: al tiempo que la tendencia política ultraconservadora y antisistema gana fuerza, el Presidente Trump pierde gradualmente apoyo a través del país.

Roy MooreSteve Bannon se perfila como agitador de una corriente ultra y antisistema en EE UU

También tiene consecuencias devastadoras para el líder del Senado Mitch McConnell que puso toda la carne política en el asador en apoyo de Luther Strange para asegurarse un escaño vital a la supervivencia republicana en el Senado. Por medio de su SuperPAC (Comité de Acción Política, organizaciones de recaudación de fondos libres del escrutinio fiscal que pesa sobre los candidatos gracias a la controvertida decisión de la Corte Suprema), McConnell inyectó más de 9 millones en apoyo de la candidatura de Strange, una proporción de 10 a 1 con respecto a Moore, además del apoyo del propio Presidente Trump, que necesita desesperadamente un bloque de voto conservador sólido para pasar su agenda legislativa. El establecimiento republicano, que gasto 13 millones en la candidatura de Strange, se debatían para entender la fuerza electoral de la victoria de Moore, en un escenario político cada vez más imprevisible y con inclinación anti-establecimiento.

Total compromiso

Tras la victoria McConnell declaró el total compromiso para mantener republicano el escaño de Alabama en el Senado, y resaltó que Moore mantuvo una energética campaña centrada en la insatisfacción con la política de Washington. El exjefe de justicia de Alabama cuenta con un inefable curriculum en Alabama donde tuvo que ser cesado dos veces por negarse a retirar un monumento a los Diez Mandamientos instalado por él mismo en la sede del Tribunal de Justicia estatal; la segunda vez, por negarse a implementar la legalización del matrimonio gay aprobado por la Corte Suprema.

Por su parte los demócratas, satisfechos con el ascenso de Moore, ven en Moore un candidato más fácil de derrotar de cara a las generales de noviembre. A pesar de ello, crece cierta alarma ante el crecimiento del bloque ultraconservador en el Congreso, especialmente en el Senado.

Otro ganador de estas primarias, Steve Bannon quien se enfrentó al Presidente Trump con su apoyo a la campaña de Moore, emerge con una nueva fuerza de movilización política en una 'devolución' conservadora y anti-sistema nacional. Bannon, que insiste en estar todavía del lado de Trump, pidió repetir el caso de Alabama en todo el país.

Fotos

Vídeos