Trump presume de la ayuda a Puerto Rico aunque «nos descuadra el presupuesto»

Trump lanza una toalla al público congregado ayer en la capilla de Calgary en San Juan, capital de Puerto Rico. :: Jonathan Ernst / Reuters

El presidente de EE UU invirtió cinco horas y media en su visita a la isla y volvió a pedir «más ayuda» de los habitantes

MILAGROS L. DE GUEREÑO CORRESPONSAL LA HABANA.

Durante unas cinco horas y media Donald Trump se puso al corriente de los estragos causados por el huracán 'María' en Puerto Rico. Llegó poco antes del mediodía, y fue recibido por el gobernador, Ricardo Roselló. Juntos se dirigieron a un hangar y allí escuchó la actualización de daños de las autoridades locales, entre ellos militares estadounidenses y la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulin Cruz, quien ha criticado la labor del mandatario y éste la atacó desde Twitter.

«Hemos gastado mucho dinero en Puerto Rico, ha descuadrado nuestro presupuesto, pero eso está bien porque hemos salvado muchas vidas», afirmó Trump, que antes de embarcarse en el 'Air Force One', dejó un mensaje que no cayó nada bien en la isla: «Ahora se reconoce el gran trabajo que hemos hecho», pero «a nivel local tienen que ayudarnos más».

De hecho, muchos puertorriqueños se concentraron frente al Centro de Convenciones, que funciona como centro de mando de la emergencia, para protestar por lo que consideran «abandono» federal y la respuesta tardía ante la magnitud de la catástrofe causada por el paso consecutivo de dos huracanes devastadores. Además, muchos estaban molestos porque el presidente tildó de «ingratos» a políticos que se están dejando la piel en su esfuerzo por ayudar a la ciudadanía, como es el caso de la alcaldesa de la capital puertorriqueña, Carmen Yulín Cruz.

El gobernador Roselló agradeció al millonario presidente que «siempre nos ha respondido», pero recordó que se necesitan más recursos para la isla, donde los cerca de 3,5 millones de habitantes son damnificados de una u otra manera, por la falta de luz, de telefonía, de combustibles, de agua, y donde empiezan a brotar en algunas zonas enfermedades gastrointestinales.

El gobernante local señaló que «es una situación sin precedentes. Con liderazgo fuerte, con su apoyo, presidente, y con el de todas las personas en esta mesa... Puedo decirle que nosotros no solo saldremos de esta, sino que reconstruiremos Puerto Rico y saldremos más fuertes».

Trump viajó acompañado de varios altos funcionarios y de su esposa, Melania, quien después de las críticas por viajar con tacones altos a zonas de emergencia, ayer vestía de manera informal, de blanco, pero calzada con botas de exploradora.

En la comitiva destacaba la presencia del ministro de Energía, Rick Perry, fundamental porque 'María' dejó totalmente colapsado el sistema energético. La delegación oficial sobrevoló parte de la isla, visitó a víctimas del ciclón, y después la iglesia Calvary Chapel, en Guayanbo, donde trabajan en la recolección de ayuda.

Trump aprovechó el viaje para reunirse con el gobernador de las Islas Vírgenes, Kenneth Mapp, en el portaviones 'USS Kearsarge', donde también saludó a miembros de la Marina. Y pasadas las 5 de la tarde, ya de nuevo en el avión presidencial volvían a la 'normalidad' de la Casa Blanca.

Fotos

Vídeos