Las teorías de la conspiración cuestionan los resultados en los comicios de Alabama

Roy Moore ha afirmado que no descarta exigir un recuento. :: reuters/
Roy Moore ha afirmado que no descarta exigir un recuento. :: reuters

Periodistas afines al conservador Moore esgrimen que votaron afroamericanos de Mississippi e incluso personas fallecidas

MERCEDES GALLEGO NUEVA YORK.

Medio Estados Unidos se pellizca aún de alegría por la extraordinaria decisión que tomaron el martes los votantes de Alabama al enviar a un demócrata al Senado, lo que pone en peligro la omnipotencia republicana para aprobar la agenda de Donald Trump. La otra mitad tampoco ha superado el trauma y empieza a idear teorías de la conspiración con las que negar la realidad.

En ese Estado sureño donde el racismo y la xenofobia tienen raíces ancestrales el análisis de los resultados ha tocado la fibra sensible y desatado la segunda etapa del duelo: ira. Según lo que han puesto en las redes conocidos conspiracionistas de ultraderecha como Alex Jones, los negros de Mississippi cruzaron las fronteras del Estado para votar en Alabama contra el juez confederado Roy Moore. «Eso explica que hayan sido un 30% de la participación, más que el porcentaje de población que representan», tuiteó Bill Mitchell, el presentador del programa Your Voice, que tiene la vigésimo sexta cuenta de Twitter más influyente del país según el MIT MediaLab.

Los afroamericanos representan en Alabama el 26.8% del censo, pero en estas elecciones especiales al Senado fueron el 29% de los votantes debido a la baja participación de otros grupos demográficos. Sólo 1,3 millones de los 3,3 millones de votantes registrados acudieron a las urnas -el 40.4%-.

El 96% de los afroamericanos que votaron lo hicieron por el exfiscal demócrata Doug Jones que logró la condena de los últimos dos acusados del Ku Klux Klan, responsables del atentado contra la iglesia de Birminghan que en 1963 mató a cuatro niñas. En comparación, el 60% de los blancos votaron por el juez islamófobo, xenófobo y homófobo al que nueve mujeres han acusado de mantener relaciones con ellas cuando eran menores de edad.

Esa discrepancia racial es aún más extrema entre las votantes femeninas. Mientras el 63% de las mujeres blancas votaron por Moore, el 98% de las mujeres negras lo hicieron por Jones. Eso explica que el demócrata superase los resultados de Hillary Clinton en las anteriores elecciones. La exprimera dama confió en que las mujeres blancas no tendrían estómago para votar por un atorrante como Trump que alardeaba públicamente de meterles mano, pero se equivocó.

Un millón por el recuento

Los resultados tampoco cuadraron con las estimaciones del periodista radiofónico de la extrema derecha que fundó Infowars. Según las cuentas de Alex Jones, el juez Moore habría ganado por «seis o siete puntos» de ventaja si no fuera porque «el operativo demócrata» trajo a negros de fuera del Estado en autobuses e «hizo votar a los muertos».

Nadie ha puesto sobre la mesa ninguna evidencia, pero Moore, al que faltaron 20.000 votos para ganar -un 1.5%-, no ha aceptado aún su derrota ni descarta pedir un recuento. Algo que, como mínimo, tendría que pagar de su propio bolsillo, porque oficialmente solo se hace cuando la diferencia es de menos del 0,5%. El proceso costaría entre un millón y millón y medio de dólares, cuando las finanzas de su campaña indican que solo tiene 600.000. Todo encaja. Antes de completar los cinco estados del duelo, Moore tendrá que pasar primero por la negociación y después por la depresión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos