El Supremo de EE UU da luz verde a la tercera versión del veto migratorio

M GALLEGO

nueva york. El Tribunal Supremo de EE UU dio ayer la primera victoria a Donald Trump en los casos relacionados contra su polémico veto musulmán, que varios jueces del país han frenado. El último, un juez de Hawai, que lo suspendió de manera cautelar. El abogado del Gobierno había pedido al Supremo que, en pro de la seguridad nacional, permita que se aplique hasta que el tribunal al completo tome una decisión definitiva. Sin dar explicaciones y en términos claramente ideológicos, el juez Anthony Kennedy dio luz verde a la petición que había recibido. Las juezas Ruth Ginsburg y Sonia Sotomayor dijeron que la habrían denegado.

El abogado del Gobierno Noel Francisco convenció al tribunal con el argumento de que esta tercera versión presentada en septiembre ha sido elaborada con mucho más cuidado que las anteriores de enero y febrero. En ella se incluyen dos países que no son de mayoría musulmana -Venezuela y Corea del Norte-. Son estos los que dan cobertura a la orden ejecutiva presidencial para vetar a todos los ciudadanos de Irán, Siria, Somalia, Libia, Chad y Yemen sin que se la pueda acusar de discriminar por motivos religiosos. Esta versión hace excepción con aquellos que tengan familiares directos en EE UU, pero es particularmente estricta en la definición que, a juicio del Gobierno, no incluye abuelos.

Con todo, la American Civil Liberties Union (Sindicato de las Libertades Civiles Estadounidenses) insistió en que vetará la entrada de más de cien millones de musulmanes por el simple hecho de serlo. Los jueces de Hawai y Maryland así lo creyeron, aunque ahora tengan que revisar su decisión por orden del Supremo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos