Del revólver del Oeste al fusil de las matanzas escolares

C. CONEJERO NUEVA YORK.

El máximo responsable de American Outdoor Brands, la empresa que fabrica el fusil de asalto AR-15, el utilizado en la masacre de Florida, es un británico experto en promoción de ventas y uno de los donantes de oro de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), a la que ha contribuido ya con más de un millón de euros.

James Debney es un ávido proselitista de la Segunda Enmienda y también un generoso donante para los comités de acción política que se oponen al control de armas. Pertenece asimismo a la llamada sociedad de élite del Anillo de Oro de la Libertad, categoría carpetovetónica con la que la NRA halaga a sus donantes de lujo.

Con un sueldo de más de 5.3 millones de dólares (4,3 millones de euros) al año, Debney lidera la segunda empresa de armas estadounidense en ventas, que solo el año pasado recaudó 900 (730) millones. El británico, que anteriormente se dedicaba a la promoción de ventas de una empresa de productos de plástico, alardeaba de no tener ni idea de armas antes de unirse a la firma. Desde que en 2011 tomara las riendas de la compañía, Debney ha logrado una renovación completa de la firma, incluido el cambio de imagen y de nombre, abandonando el mítico Smith & Wesson, conocido como fabricante de revólveres en sus 150 años de existencia en Springfield, Massachusetts.

Comenzó a fabricar rifles de asalto atraída por la inmensa popularidad que las armas de largo alcance adquirían en el mercado. Este estilo de armas semiautomáticas han sido utilizadas en la mayoría de las masacres escolares sufridas por el país en los últimos años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos