El presidente propone reforzar el Pentágono y recortar el gasto social para 2019

M. G. NUEVA YORK.

Es como la lista de los Reyes Magos, buena parte nunca se materializará. Con todo, la propuesta de presupuestos que presentó ayer la Casa Blanca es la hoja de ruta con la que trabajará el Congreso para perfilar la financiación del Gobierno de EE UU a partir de octubre de 2019. Arroja también más luz sobre el modelo de país que quieren forjar Donald Trump y su equipo.

La Casa Blanca propone un nuevo aumento del 13% del gasto para el Pentágono, con 24.000 millones de dólares (19.000 millones de euros) destinados a modernizar su arsenal nuclear. Por el contrario, recorta sustancialmente los esfuerzos diplomáticos con un 23% menos de fondos para el Departamento de Estado.

Trump pretende blindar la frontera y reforzar el papel de las patrullas migratorias dentro del país aumentando un 12% el presupuesto del Departamento de Seguridad Nacional. Serían 47.500 millones de dólares (unos 37.500 millones de euros) -casi el doble de lo que se destina al arsenal nuclear- dedicados a construir nuevos centros de detención para inmigrantes; contratar casi 3.000 agentes más; adquirir nueva tecnología, y empezar a construir el muro en la frontera sur de Texas.

Los pobres también salen perjudicados. El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano elimina los fondos para subvencionar vivienda federal e incluso reparar la existente; el de Justicia elimina los programas de paz dedicados a desactivar conflictos raciales en las comunidades, y el de Sanidad elimina los subsidios para adquirir seguros médicos privados y asesta un importante tijeretazo a los públicos de Medicare para jubilados y Medicaid para los más pobres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos