La invitación de un viejo conocido en Madrid

I. GURRUCHAGA DATA.

Yuri Dubinin, exembajador de la Unión Soviética en España desde 1978 a 1986, justo después de la restauración de relaciones diplomáticas, fue en Estados Unidos, su siguiente puesto, el hombre de Moscú que se acercó a Donald Trump y lo invitó a visitar su país con los gastos pagados. Sus elogios a la Torre de Trump eran tan efusivos que Luke Harding los considera como «al menos insinceros».

Harding voló con su familia a Moscú, para hacerse cargo de la corresponsalía del diario 'The Guardian', en el mismo avión en el que regresaban los supuestos asesinos de Alexandr Litvinenko, el exempleado de los servicios de inteligencia rusos envenenado en Londres con polonio, en 2006. El periodista británico fue deportado en 2011, tras serle impedida la entrada en el país.

'Conspiración. Cómo Rusia ayudó a Trump a ganar las elecciones' ha sido un lanzamiento editorial internacional simultáneo. En la sede de 'The Guardian' -periódico vinculado a grandes investigaciones- Harding anotaba el viernes que es ya el número uno en la lista de 'The New York Times' de libros de no ficción más vendidos en Estados Unidos.

El relato une las investigaciones allí, hasta ahora lideradas por la Prensa en el ambiente hostil creado por Trump y sus ayudantes, con el conocimiento de la historia del espionaje en el entorno de Putin, exjefe del KGB (Comité para la Seguridad del Estado). Y de las ramificaciones de una oligarquía rusa, formada en su mayoría por antiguos miembros del Partido Comunista de la Unión Soviética, que explota un sistema descrito por Harding como 'cleptocracia neofeudal'.

Dubinin, Agalarov, Pestov o Rybolóvlev son personajes de la trama moscovita y en Washington están Flynn, Cohen, Kushner, Manafort. Harding decía ayer que lo que está ocurriendo no es normal y al buscar palabras para describir su trabajo hablaba de defender 'la realidad empírica'. Es difícil cerrar este libro sin estar convencido de que el nombramiento por Trump en su Gobierno y en su equipo de tantas personas vinculadas a Rusia se debe a que Moscú tiene poder sobre él.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos