La Fiscalía se vuelca en la investigación sobre los disturbios de Charlottesville

C. C.

En un esfuerzo por reparar su dañada relación con el presidente Trump a causa de su decisión de inhibirse en la investigación sobre la interferencia de Rusia en la campaña presidencial, el fiscal general de EE UU, Jeff Sessions, declaró que estudiará a fondo los disturbios racistas del fin de semana en Charlottesville. Aunque Sessions no habló en ningún momento de un enjuiciamiento federal, dijo que se presentarán cargos contra el responsable de la muerte de una mujer en un atropello intencionado en el que hirió a veinte personas más.

En una entrevista con la cadena ABC antes de su encuentro con el presidente, Sessions dijo que este tipo de «violencia maligna es inaceptable, no se puede tolerar en América». En sucesivas intervenciones en los medios después de su reunión con Trump, Sessions subía el volumen de sus declaraciones bajo claro dictado presidencial, afirmando que no había un caso más importante en este momento en el país y que se protegerán los derechos de reunión y manifestación y se utilizará todo el peso de la ley para perseguir a quienes los violen. Este paso del fiscal general supone un alejamiento de sus posiciones de no intervención federal.

Fotos

Vídeos