Los estudiantes de Parkland se anotan una victoria

Los alumnos fueron custodiados por la Policía en la reapertura del instituto de Florida en el que ocurrió el tiroteo. ::  Joe Raedle / afp/
Los alumnos fueron custodiados por la Policía en la reapertura del instituto de Florida en el que ocurrió el tiroteo. :: Joe Raedle / afp

Las víctimas comprueban al volver a clase que su lucha contra las armas ha logrado que muchas empresas den la espalda a la Asociación del Rifle

MERCEDES GALLEGO NUEVA YORK.

El mosaico de notas sentidas y lazos prendidos de la verja daba ayer la bienvenida al instituto Marjory Stoneman Douglas, donde la vida se acabó a tiros para 17 personas el pasado Día de San Valentín. A los que volvieron a clase después de dos semanas de transformar el duelo en revolución les esperaba un huracán de sentimientos encontrados. De un lado de la valla, barreras de policías armados. Del otro, agentes de paisano del sindicato policial que les ofrecían una flor. Muchos de ellos no les devolvieron la sonrisa.

Había otros samaritanos repartiendo ositos de peluche a las chicas y tentándolas con perros adiestrados a los que era más difícil negar el gesto. Flores en pupitres vacíos, discursos emotivos y abrazos, muchos abrazos sentidos con lágrimas que corrían por las mejillas adolescentes, pero también una buena noticia que volaba por las redes sociales como una chispa de esperanza. Dick's, la mayor cadena de deportes al aire libre con más de 500 tiendas en todo el país, ha decidido unilateralmente lo que los políticos no parecen dispuestos a concederles. Desde hoy desaparecerán de sus estanterías los rifles de asalto AR-15 como el que compró en una de sus tiendas Nikolas Cruz, el autor de la matanza, en noviembre.

«No queremos seguir siendo parte de esta historia», explicó en el programa de televisión 'Good Morning America' el consejero delegado, Edward Stack. Si hubiera mantenido la misma promesa que también hizo tras la matanza de Sandy Hook (Littletown, Connecticut), tal vez los estudiantes fallecidos en Parkland seguirían vivos. Stack prometió que esta vez su decisión es permanente y el público compró la estrategia con entusiasmo.

La mayor cadena de tiendas de deportes de EE UU deja de vender el rifle usado por el asesino

Gestos privados

A las pocas horas 250.000 personas habían compartido el anuncio de la empresa por Facebook. Muchos juraban que con ese gesto les convertían en clientes de por vida. La tienda también ha elevado por su cuenta la edad legal para comprar armas a 21, la misma a la que se permite vender alcohol.

«Teneros en nuestros pensamientos y en nuestras oraciones no es suficiente. Sentimos un tremendo respeto y admiración por los estudiantes que se han organizado para elevar sus voces en el tema de la violencia de armas en los colegios y en todo el país. Os hemos escuchado. La nación os ha escuchado», decía el comunicado de la empresa.

Ni todos los perritos del mundo habrían levantado más el ánimo del instituto Douglas. «¡Es lo mejor que he escuchado en mucho tiempo!», se congratulaba Alfonso Calderon, un joven de 16 años que ayudó a fundar el movimiento del #NeverAgain con un poderoso discurso de seis minutos en Tallahassee, la capital del Estado, que dio la vuelta a las redes sociales. «No sabéis lo que es ir hasta el Capitolio para hablar con los políticos después de haber sufrido algo así y verles votar en contra».

En apenas dos semanas vivieron la fuerza del idealismo juvenil y el fin de la inocencia, pero la montaña rusa de emociones y decepciones no ha hecho más que empezar. «Son las empresas las que van a acabar con las políticas disfuncionales de esta clase política vendida a la Asociación del Rifle (NRA)», juraba. Más de cien firmas han sucumbido a la presión del boicot que piden las redes al cancelar sus acuerdos con la NRA para ofrecer descuentos a sus miembros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos