Detienen al autor del tiroteo que causó tres muertos en Colorado

El hombre accedió a un supermercado sin levantar sospechas y abrió fuego contra la clientela, antes de darse a la fuga en un vehículo

ERLANTZ GUDE

El presunto autor del asesinato de tres personas -dos hombres y una mujer- en un tiroteo ocurrido el pasado miércoles en Thornton, a las afueras de Denver (Colorado, EE UU), fue arrestado ayer, según indicó la Policía de la localidad en Twitter. El individuo había sido identificado como Scott Ostrem, de 47 años, por medio de las grabaciones de las cámaras de seguridad del centro comercial en el que se produjeron los hechos. Los agentes detectaron el que figuraba como su último domicilio. Cuando Ostrem, se personó en la zona policías de asalto le detuvieron sin que se produjeran incidentes.

El supuesto homicida entró el miércoles en un supermercado de la cadena Walmart «tranquilamente» y abrió fuego repentinamente para poco después abandonar el establecimiento en un coche antes de la llegada de los agentes, detalló la Policía local. Dos hombres fallecieron en el lugar, según las fuerzas de seguridad, que afirmaron que una mujer fue trasladada herida al hospital. Horas más tarde, se notificó su muerte.

La Policía de Thornton detalló que no había indicios de una posible motivación terrorista en el ataque. Según afirmó su portavoz, Víctor Ávila, «de acuerdo con lo que tenemos hasta el momento, parece que fue un ataque aleatorio. Vivimos en un mundo loco», agregó. La Policía había difundido la fotografía de un sospechoso. También publicó en su cuenta de Twitter instantáneas del vehículo en el llegó al lugar de los hechos el agresor, recalcando que este todavía no había sido identificado.

Atrapado en el interior

Los testigos narraron el caos que desató el tiroteo. Aaron Stephens, de 44 años, estaba en la zona de pago del supermercado cuando escuchó un disparo, seguido de nuevas ráfagas. Los clientes, según su testimonio, comenzaron a gritar y corrieron hacia las salidas. «Estaba asustado -dijo Stephens-. Temí por mi vida». Muchos se concentraron en el parking anexo.

Brandon Bonney recibió una llamada de su hermano, Edward, desde el interior de la tienda. «Hermano, estoy dentro de Walmart, y hay un tiroteo», le contó aterrado. Brandon le instó a buscar un lugar para esconderse de inmediato. Su hermano rompió a llorar y tuvo que pedirle que mantuviera la calma y desactivase el sonido del teléfono.

El tiroteo de la noche del miércoles en Thornton, un barrio de unos 120.000 habitantes ubicado al norte de Denver, se produce un mes después de que un atacante abriera fuego contra la multitud que asistía a un concierto en Las Vegas, dejando 58 muertos, en el tiroteo más mortífero de la historia reciente en Estados Unidos.

Fotos

Vídeos