Al menos cinco muertos durante un tiroteo en un pueblo de California

La escuela desalojada tras el tiroteo ocurrido ayer. :: KCRA/
La escuela desalojada tras el tiroteo ocurrido ayer. :: KCRA

M. GALLEGO NUEVA YORK.

Un disputa doméstica dejó ayer un reguero de sangre en el centro de California, donde los datos preliminares hablaban de al menos cuatro muertos y varios heridos, entre ellos varios niños, además del autor de los disparos. La primera llamada que recibió ayer la Policía a las 8:00 horas denunciaba gritos y disparos, lo que no era novedad en la calle de Bobcat Lane, en la reserva del Rancho Tehama (California). Los vecinos llevaban tiempo denunciando las prácticas de tiro y el violento comportamiento de un hombre al que identificaron como Kevin, metido en los 50 y con antecedentes penales por diversas causas. Todos le temían, «se tenía que haber hecho algo antes de que pasara algo así», contó un joven a la cadena Action News Now. Ayer, después de pegar tiros en casa y, probablemente, dejar allí a su primera víctima, el hombre robó la furgoneta ranchera de este joven vecino después de matar a su compañero de piso y se lanzó a una cacería que, según la Policía, dejó heridos en siete ubicaciones diferentes. Una de ellas en un colegio de primaria, donde al menos dos niños resultaron heridos.

Más de cien policías se lanzaron a perseguir su rastro en esas «múltiples escenas del crimen» y acabaron dándole caza, según contó a la prensa, en medio de una carretera rural desierta, el asistente del sheriff del condado de Tehama Phil Johnston. «El sospechoso ha fallecido a consecuencia de las balas de la policía», anunció con seriedad. «Eso es lo que me han dicho, os cuento lo que sé», añadio.

El Racho Tehama está situado en el centro del Estado, a medio camino entre el Pacífico y Nevada. Un territorio inhóspito y desolado, alejado de la mano de Dios, donde alguien perdió ayer la cabeza. Johnston cree que, tras el incidente de «violencia doméstica» en su propia casa, «escogió víctimas al azar».

Dos cordones policiales en medio de la carretera protegían ayer la furgoneta ranchera que robó el pistolero para su cacería pero impedían también el acceso de muchos padres que intentaban llegar hasta el colegio donde se sabía había disparado contra niños. Ni siquiera tenían cobertura en su móviles en este punto remoto de la carretera, lo que aumentaba la ansiedad.

Fotos

Vídeos