Cientos de miles de texanos huyen del huracán 'Harvey'

CAROLINE CONEJERO NUEVA YORK.

Lluvias torrenciales han inundado zonas de la costa de Texas al tiempo que miles de personas huían hacia el norte por los medios que podían, con sus familias y poco más que lo puesto, para escapar de la destrucción del huracán 'Harvey', que entra hoy en categoría 3 (de un máximo de 5). La ansiedad crecía entre las miles de personas atrapadas durante largas horas en las autopistas estatales que vivían el éxodo masivo de la operación de evacuación entre congestiones de tráfico de cientos de kilómetros.

Miles de vehículos privados y autobuses de línea abarrotaban las carreteras de Corpus Christi a San Antonio para acceder a la ruta de Texas Hill, en una operación de evacuación del huracán que afecta a 1,5 millones de personas, y tienen a otros 16 millones bajo alerta de tormenta tropical.

Los pronósticos han advertido que habrá tornados aislados en algunas zonas así como vientos de hasta 111 km/h a su paso por Corpus Christi. Todo apunta a un desastre ecológico de enormes proporciones causado por una combinación de inundaciones de casi un metro de altura, con oleadas de lluvias torrenciales de alta peligrosidad y vientos huracanados que dejarán inhabitables gran parte de las zonas costeras de Texas durante meses. Los puertos de Galveston y Corpus Christi permanecen cerrados mientras varios cruceros han sido redirigidos a zonas fuera del alcance del huracán. El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha activado a 700 miembros de la Guardia Nacional para afrontar un desastre que todos los pronósticos vaticinan será colosal y cuyo azote se extenderá durante cuatro o cinco días.

La agencia federal de huracanes, FEMA, en comunicación constante con la Casa Blanca, desplegó equipos de salvamento en las zonas de la costa más expuestas a la destrucción donde las inundaciones podrían causar daños en numerosos condados y cobrarse cientos de víctimas. FEMA estima que a su paso por Texas 'Harvey' dejará una secuela de destrucción, que sin duda pondrá a prueba la capacidad del presidente Trump para gestionar la ayuda federal para un desastre natural sin precedentes desde que el 'Katrina' arrasó Nueva Orleans, en Luisiana. Se espera que esta ciudad también sea alcanzada por lluvias que podrían causar inundaciones y poner en evidencia la precariedad de los sistemas de drenaje de la ciudad.

Mientras tanto la gente recibe las instrucciones de evacuación: los que tengan cómo, que se alejen de las ciudades de costa; y los que no, al menos que huyan a zonas elevadas.

Fotos

Vídeos