La Asociación del Rifle derrocha munición

Trump escucha a los supervivientes y los padres de las víctimas de los ataques armados. :: L. H. / Reuters
/
Trump escucha a los supervivientes y los padres de las víctimas de los ataques armados. :: L. H. / Reuters

El poderoso grupo de presión secunda la idea de Trump de armar a un 20% de los maestros y concederles pluses

CAROLINE CONEJERO NUEVA YORK.

El presidente de EE UU, Donald Trump, propone armar de manera selectiva a grupos de profesores familiarizados con rifles y pistolas o con preparación militar -un 20% de los docentes según sus datos- como medida para desalentar, según su criterio, a los tiradores psicópatas. Lo defendió en su reunión con los padres de víctimas y sobrevivientes de la masacre del día 14 en el instituto de Florida la noche del miércoles y lo reiteró durante la jornada de ayer a través de su cuenta de Twitter.

«Os escucho», repetía Trump a las víctimas poniendo su mejor cara ante las cámaras, una empatía no espontánea sino escrita en una nota que llevaba entre las manos. En el encuentro en la Casa Blanca ofreció medidas como armar a los profesores, una idea avanzada por la Asociación Nacional del Rifle (NRA) a la que el presidente añadió la posibilidad de que los docentes reciban pluses por el servicio. Además de acciones de escaparate, como prohibir los modificadores que aumentan la eficacia mortífera de las armas y mejorar la comprobación de antecedentes de los potenciales compradores, Trump defiende el fin de la designación de las escuelas como 'zonas libres de armas'.

El jefe ejecutivo de la NRA, Wayne LaPierre, rompió por fin el silencio del grupo ayer en la conferencia anual republicana en Maryland, donde atacó con ferocidad a los defensores del control de armas acusándolos de explotar la tragedia para avanzar en sus objetivos políticos. El dirigente del poderoso grupo de presión, que enfrenta un activismo estudiantil sin precedentes, derrochó munición contra sus oponentes.

LAS CLAVES Un estudiante preguntó a Trump en la Casa Blanca cómo es posible todavía comprar un arma de asalto Los supervivientes del tiroteo de Florida están siendo objeto de una campaña de descrédito

Ante un cónclave conservador que hoy espera a Trump, LaPierre acusó a los que buscan el control de armas de querer acabar con los derechos constitucionales de la Segunda Enmienda.

La furibunda respuesta del 'lobby' seguía a un día de fuerte carga emocional. En la Casa Blanca, el Capitolio estatal de Florida o un encuentro televisado organizado por la cadena CNN, padres, estudiantes, legisladores y el propio presidente escucharon las demandas de unos y las soluciones de otros para acabar con los tiroteos en los centros escolares. Varios estudiantes preguntaron a Trump cómo, después de tantas muertes, todavía era posible «en este país comprar una arma de guerra en un establecimiento». En el Capitolio estatal en Florida, los afectados por la violencia de las armas se desahogaban en declaraciones personales rodeados de apasionados grupos de apoyo que buscan el control de las armas. Estudiantes echaban en cara a los legisladores su pasividad: «El próximo muerto será culpa vuestra». Los que sobrevivieron al tiroteo de Florida están siendo blanco de una sucia campaña de descrédito en las redes por parte de grupos de extrema derecha que los acusan de insólitas conspiraciones. Los republicanos, en la mira de la mayoría de las críticas, despliegan la consabida estrategia de control de daños a base de culpar a los demócratas. La congresista Claudia Tenney llegó a decir el miércoles en un programa de radio que «muchos tiradores resultan ser demócratas, algo que los medios no cubren». Comentarios condenados luego por sus colegas.

Rubio, magullado

El senador Marco Rubio, entre abucheos, burlas y momentos de tensión, salió bastante magullado del debate en CNN, donde no pudo comprometerse en público a no volver a aceptar más dinero de la NRA para sus campañas. Rubio, un republicano que nunca puso mala cara a la hora de apoyar leyes a favor de las armas, fue confrontado con dureza por un estudiante de la audiencia.

El senador hispano trató de manejar la situación con las tibias soluciones del manual del 'lobby' de las armas y se negó a enunciar la necesidad de prohibir la venta de fusiles de asalto. Al final reconoció, ante el padre de una víctima, que debería prohibirse el acceso de una persona de 18 años a este armamento especialmente mortífero.

Avalados por la intensa reacción de una población saturada de masacres escolares en los últimos años, los medios de comunicación publican investigaciones y listas de políticos que reciben la holgada financiación de la NRA.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos