Los asesinatos de Parkland presionan a los republicanos

Cientos de estudiantes se concentran ante la Casa Blanca para pedir más control de armas. :: O. D. / AFP/
Cientos de estudiantes se concentran ante la Casa Blanca para pedir más control de armas. :: O. D. / AFP

Las movilizaciones en el instituto de Florida que sufrió la masacre obligan a estudiar la adopción de medidas para el control de armas

CAROLINE CONEJERO NUEVA YORK.

LoLos republicanos empiezan a sentir la presión y cada vez están más convencidos de que deben tomar decisiones sobre el control de las armas. En el Congreso, que controlan, predomina ya el miedo a que no hacer nada tras la matanza de la semana pasada en un instituto de Florida podría tener consecuencias catastróficas, sobre todo teniendo en cuenta que en el horizonte se atisban ya las elecciones legislativas del próximo noviembre.

Florida puede convertirse en campo de batalla. En un Estado donde todos los gobernadores en los últimos veinte años han sido aliados de la Asociación Nacional del Rifle y donde este 'lobby' ejerce una gran influencia, la crisis creada por las escenas de terror entre los estudiantes y la feroz reacción pública se vislumbran difíciles de torear.

La movilización de los cientos de alumnos del instituto de Parkland llegó ayer hasta las puertas del Capitolio estatal en Tallahassee, que votó el martes en contra de prohibir las armas de asalto. Los estudiantes, decididos a presentar sus demandas en persona, se subieron al autobús para viajar toda la noche tan solo horas después de celebrar los funerales de sus compañeros y profesores.

Con el apoyo de líderes demócratas y grupos procontrol de armas, la lista de demandas de los jóvenes incluye una serie de firmes restricciones y aboga por ampliar la revisión de antecedentes y prohibir la venta libre de arsenales militares a civiles.

Inicialmente la respuesta de los republicanos para mitigar el efecto Parkland fue desplegar una campaña para desacreditarlos por sufrir un lavado de cerebro radical.

Propaganda

Pero las iniciativas estudiantiles también llevan ventaja en la propaganda. Tres carteles gigantes en la carretera de acceso a Miami emulan a la oscarizada película 'Tres anuncios en las afueras' para denunciar la inacción del senador republicano por Florida, Marco Rubio. Tres frases consecutivas se pueden leer desde la carretera: «Muertos en la escuela», «¿Y aun sin control de armas?» y «¿Cómo es eso, Marco Rubio?».

Otro efectivo anuncio en televisión del grupo Giffords expone la merma en la seguridad pública escolar bajo el mandato del gobernador Scott. Fundado por la excongresista Gabrielle Giffords -tiroteada en un acto público en Arizona en 2011-, y por su marido, el astronauta Mark Kelly, esta organización ha anunciado que continuará en la denuncia de las relaciones del gobernador Scott con la Asociación Nacional del Rifle.

Mientras tanto, los gestos anunciados por Donald Trump parece que se limitarán a prohibir los llamados 'bump stocks', modificadores que convierten las armas semiautomáticas en ametralladoras. Este mecanismo fue utilizado en el tiroteo en un concierto de Las Vegas el pasado octubre que dejo 58 muertos, pero no tiene nada que ver con el arma usada por joven asesino de Parkland.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos