«Apesta no poder ayudar por ser demasiado peligroso», se duelen los Bomberos

El millonario Richard Branson muestra en vídeo la devastación de su mansión en las Islas Vírgenes Británicas

R. C

El paso del huracán 'Irma' ha dejado escenas dantescas en Florida. La violencia del viento y la intensidad de las precipitaciones ha sido tal que ni los Bomberos ni sanitarios han podido siquiera actuar en muchos casos.

¿El motivo? Era demasiado peligroso abandonar los parques. «Esto apesta. Estás sentado aquí sin poder hacer tu trabajo», aseguraba Billy Johnston, un bombero-paramédico del condado de Pinellas, en declaraciones a la CNN. «Nos metimos en este trabajo para ayudar a la gente...», lamentó.

Su compañero David Owens describía la sensación como «una gran impotencia». Sin embargo, justificó la medida. «Tenemos que cuidar de nuestra seguridad. Si salimos podríamos potencialmente crear otra emergencia y tendrían que venir y ayudarnos. Sería peor». Mientras el servicio estuvo cerrado, los profesionales vieron con inquietud cómo las pantallas de sus ordenadores se llenaban con avisos que no podían responder: cuatro paros cardíacos, un niño que no podía respirar, personas atrapadas en ascensores...

Barrios de lujo anegados

El huracán 'Irma' no distinguió entre pobres y ricos. Tras arrasar Cuba, donde se contabilizaron una decena de muertos, la catástrofe golpeó tanto los barrios acomodados como los menos favorecidos de la ciudad de Miami. En esta urbe, en concreto, se produjeron graves inundaciones y cuantiosos daños en la zona de Key Biscayne, uno de los distritos más exclusivos. Allí se pudieron ver calles anegadas, mansiones destruidas y deportivos hundidos en el barro.

El millonario Richard Branson compartió a través de las redes sociales un vídeo con las terribles secuelas que el huracán ha dejado en Necker, una isla ubicada cerca de Puerto Rico y que es de su propiedad. El dueño de Virgin sobrevivió a 'Irma' al refugiarse en el sótano de su vivienda, junto a su familia.

Fotos

Vídeos