Diario Sur

Paul Ryan, líder republicano en el Congreso de EE UU, se desmarca de la campaña de Trump

Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.
Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. / Mandel Ngan (Afp)
  • Se trata de un nuevo golpe a las aspiraciones presidenciales del magnate, después de que numerosas e importantes figuras del Partido Republicano anunciaran públicamente su ruptura con el candidato

El titular de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos, el republicano Paul Ryan, ha dicho este lunes en una teleconferencia con legisladores que no defenderá ni hará campaña por Donald Trump, asestando otro duro golpe a las aspiraciones presidenciales del polémico millonario.

Ryan ha precisado que no defenderá ni hará campaña con él en los próximos 30 días, según ha señalado una persona que participó en la teleconferencia.

Sin embargo, de acuerdo con la fuente, Ryan no llegó a retirar su apoyo a la candidatura de Trump, con quien desde el inicio de la campaña mantiene una relación evidentemente tensa.

La misma fuente ha añadido que la conversación dejó la impresión de que Ryan (el político republicano con el más elevado cargo electivo en la actualidad) ya daba como un hecho consumado la victoria de Hillary Clinton en las elecciones del 8 de noviembre.

"Ryan dijo que dedicará toda su energía para evitar que Clinton reciba un cheque en blanco con un Congreso de mayoría demócrata", ha comentado la fuente.

Además, aparentemente Ryan dio luz verde a los legisladores que participaban de la teleconferencia para que rompan lazos con Trump. "Ustedes deben hacer lo que sea mejor para ustedes en sus distritos", dijo Ryan a sus interlocutores, de acuerdo con la fuente.

Por su parte, la portavoz de Ryan, AshLee Strong, ha indicado que el líder parlamentario estará "concentrado en proteger la mayoría republicana" en el Congreso.

La campaña de Trump, que desde el inicio arrastra polémicas, alcanzó un momento crítico el viernes tras la divulgación de una grabación de 2005 en la que se jacta de utilizar su condición de persona famosa para abusar de mujeres sexualmente.

Numerosas e importantes figuras del Partido Republicano anunciaron públicamente su ruptura con la candidatura de Trump, al tiempo que aumentaron las presiones para que el polémico millonario abandone la campaña en favor de su compañero de fórmula, Mike Pence.