Diario Sur

Pence vence a Kaine en un áspero debate entre los aspirantes a vicepresidente

Tim Kaine y Mike Pence se saludan al término del debate.
Tim Kaine y Mike Pence se saludan al término del debate. / Jonathan Ernst (Reuters)
  • la carrera hacia la casa blanca

  • El republicano logró resistir los ataques del demócrata relativos fundamentalmente a la negativa de Trump a publicar sus declaraciones de impuestos

Los compañeros de 'ticket' electoral de Hillary Clinton y Donald Trump, Tim Kaine y Mike Pence, han protagonizado este martes un áspero debate en televisión en el que han tenido que defender sus virtudes y argumentos para aspirar a la Casa Blanca.

El demócrata Kaine y el republicano Pence básicamente repitieron de forma constante los argumentos de los candidatos presidenciales en la campaña, y utilizaron el debate para insistir en los temas que Clinton y Trump abordan en sus discursos y actos públicos. Así, Kaine martilleó durante todo el debate con la negativa de Trump a divulgar sus declaraciones de impuestos, al tiempo que Pence reiteró que Clinton se propone elevar los impuestos y que fue una secretaria de Estado ineficiente.

Las relaciones de Trump con el líder ruso, Vladímir Putin, y los cuestionamientos a la transparencia de la Fundación Clinton también fueron temas permanentemente citados por los dos candidatos a vicepresidente durante todo el debate.

Interrupciones constantes

Kaine y Pence comenzaron el debate tratando de explicar por qué están listos para ocupar la vicepresidencia de Estados Unidos, pero en apenas minutos el 'cara a cara' se convirtió en un festival de interrupciones para defender a los candidatos principales.

Kaine, un senador y exgobernador del estado de Virginia, narró su experiencia en la vida pública y dijo estar listo para apoyar a Clinton, a quien definió como una candidata "más que confiable y altamente calificada" para conducir el destino del país. De acuerdo con Kaine, la idea de "Trump como comandante en jefe nos asusta terriblemente", y añadió que no lograba entender cómo Pence podía "defender el estilo egoísta y ofensivo de Trump".

Por su parte, Pence, gobernador del estado de Indiana, respondió que es la campaña de Clinton la que usa insultos cotidianamente, en referencia a las críticas constantes de los demócratas a la candidatura del polémico millonario.

Repitiendo un tema que Trump menciona regularmente en sus discursos, Pence recordó que "enormes porciones del mundo, en particular en Oriente Próximo, están fuera de control" y que la situación que se vive actualmente en Siria "es resultado de la débil política exterior que Hillary Clinton ayudó a conducir" como secretaria de Estado.