La división progresista favorece a Piñera en Chile

Sebastián Piñera. :: C. REYEs / afp/
Sebastián Piñera. :: C. REYEs / afp

Las presidenciales y legislativas de hoy anuncian el regreso del centroderecha tras penalizar la corrupción al Gobierno de Bachelet

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

Sin mucho entusiasmo, los chilenos acuden hoy a las urnas en unas elecciones presidenciales que se desarrollarán bajo la sombra de una alta abstención. De acuerdo a las encuestas, el favorito es el expresidente centroderechista Sebastián Piñera (2010-2014), aunque todo indica que no conseguirá 50% necesario para imponerse en primera vuelta. Del total de 14,3 millones de ciudadanos con derecho a voto, el Gobierno aspira a que lo hagan sólo 6,5 millones. Cualquier número por encima de ese -que representa apenas el 45%- es considerado «óptimo» por la Administración de Michelle Bachelet. En las municipales de 2016 votó el 35% del censo.

En este escenario, ganará Piñera. La cohesión parece la principal ventaja de la centroderecha ante la coalición gobernante de centroizquierda. El progresismo acude a las urnas más dividido que nunca, con fugas por derecha e izquierda que cristalizaron en cinco candidatos. Por eso, el resultado de hoy puede diferir mucho de una eventual segunda vuelta el 17 de diciembre. La coalición centroizquierdista Nueva Mayoría es liderada por el senador Alejando Guillier, un sociólogo y periodista cuya candidatura se debilitó a lo largo de este año. La encuesta CEP otorga a Piñera 34,5%, por un 17,5% de Guillier. Pero hay otros seis aspirantes a la presidencia, de los cuáles cinco pueden sumar sus fuerzas con las de Guillier en segunda ronda.

Además de elegir al presidente que gobernará entre 2018 y 2022, los chilenos renovarán en su totalidad la Cámara de Diputados y la mitad del Senado. También se eligen consejeros regionales en una jornada que, pese a la apatía, tendrá novedades.

Fin del sistema binominal

Una de ellas es el reemplazo del polémico sistema binominal por uno de proporcionalidad. Había sido introducido en la Constitución de 1980 por el dictador Augusto Pinochet (1973-1990). No había podido ser removido hasta ahora. Promovió durante casi cuarenta años el ascenso de legisladores derechistas y neutralizó el acceso de los independientes. Con el nuevo sistema, aumenta la diversidad y el número total de diputados y senadores. También por primera vez habrá cuotas de género -para garantizar la paridad de sexos en el Parlamento- y votarán más de 39.000 chilenos residentes en el extranjero.

Bachelet, que cumple su segundo mandato, se va con una popularidad mucho más baja que al finalizar su primer mandato (2006-2010), cuando entregó el mando a Piñera. En aquel momento alcanzó el récord de 80% de imagen positiva. La aceptación está ahora en 29% tras superar una etapa de mayor caída.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos