Detectan siete llamadas fallidas desde el submarino argentino desaparecido

Fotografía del 'ARA San Juan' cedida por la Armada Argentina. :: e. c./
Fotografía del 'ARA San Juan' cedida por la Armada Argentina. :: e. c.

Aviones y barcos de siete países buscan al 'ARA San Juan' con la esperanza de que solo sea víctima de una avería en el sistema de transmisiones

M. VALENTE

buenos aires. Con el apoyo de aviones y barcos de siete países, Argentina continuaba ayer la búsqueda desesperada del submarino 'ARA San Juan', perdido en el Atlántico desde el miércoles con 44 tripulantes. Los familiares de los marineros, que esperan ayer novedades en la Base Naval de Mar del Plata, a 400 kilómetros al sur de Buenos Aires, lloraron de alegría al saber que se habían detectado horas antes siete intentos de contacto mediante satélite que podrían provenir del sumergible.

El ministro de Defensa, Óscar Aguad, transmitió «esperanza» y manifestó a las familias su expectativa de que «en breve puedan tenerlos en sus hogares». De cualquier manera, la Armada fue «cauta». Aún se desconoce si la nave está bajo el agua o en superficie, a la deriva. El portavoz Enrique Balay explicó que una empresa estadounidense especializada en comunicación por satélite «trabaja para corroborar la veracidad de las llamadas». De cualquier manera, dijo que «no se descarta ninguna hipótesis».

El submarino había partido de Tierra del Fuego, la provincia más austral del país, y tenía previsto arribar ayer a la base de Mar del Plata, en la provincia de Buenos Aires, después de patrullar la zona económica exclusiva argentina. Si bien lo habitual es que este tipo de embarcación se ponga en contacto dos veces al día con tierra, el último contacto del 'ARA San Juan' fue el miércoles a las 7:00 de la mañana (11:00 horas de España). Las autoridades navales creen que el problema puede ser un fallo en el sistema de comunicación.

No obstante, a medida que pasan los días, la preocupación crece. A pesar de condiciones climáticas «muy adversas», según la Armada, para ayer ya se había barrido 80% del área en la que el submarino contactó por última vez, a más de 430 kilómetros de la costa. La búsqueda fue en superficie, pues se presumía que la nave hubiera tenido un inconveniente que la forzó a salir a flote en una zona con olas de hasta seis metros de altura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos