El Congreso de Perú ratifica la suspensión de Kenji Fujimori

Kenji Fujimori. :: afp/
Kenji Fujimori. :: afp

La decisión de despojar de sus funciones al hijo del expresidente Alberto Fujimori abre la puerta a una denuncia por tráfico de influencias y cohecho

M. LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

La pelea de los hijos del expresidente Alberto Fujimori, los diputados Keiko y Kenji, por representar el legado político paterno está dando trabajo extra al Congreso de Perú. Ayer la Cámara volvía a votar sobre la suspensión de sus funciones y la denuncia penal que ya aprobó el miércoles contra el hijo menor de Fujimori y sus aliados Guillermo Bocángel y Bienvenido Ramírez.

La acusación que pesa sobre Kenji es cohecho y compra de votos para impedir la destitución del entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski -por sus vínculos con la constructora Odebrecht- a cambio de que éste indultara a su padre. A pesar de que Kuczynski llevó a efecto el indulto a Alberto Fujimori, acabó renunciando a su cargo tras el escándalo por la difusión de unos vídeos en los que se veía a sus aliados intentando comprar votos a los opositores.

En la sesión del miércoles, que dio como resultado la suspensión de Kenji Fujimori en sus funciones como legislador, se sumaron 58 congresistas, no hubo votos en contra y si cuatro abstenciones, pero participaron los 30 integrantes de la Comisión Permanente, algo contrario al reglamento debido a que este órgano ya había aprobado en sesiones previas el informe que recomendaba el desafuero de Fujimori.

Tras esta primera votación, Kenji declaró sentirse «víctima de una dictadura parlamentaria, de la mayoría parlamentaria de Fuerza Popular (dirigida por su hermana, Keiko), a la que no le interesa el reglamento ni el derecho de las personas. Me voy totalmente indignado, pero con la frente bien en alto». Y arremetió contra Keiko: «Felicitaciones, aquí tienes mi cabeza en bandeja. Lo que se ha vivido el día de hoy es nauseabundo». En otro momento agregó: «Keiko, el Congreso no es tu chacra».

Aunque el diputado fujimorista Miguel Torres justificó que en la votación se había realizado un proceso igual al celebrado anteriormente en tres ocasiones, la junta de portavoces reconsideró la votación y decidió someter la cuestión a la decisión que tomaran ayer cien congresistas. «Es decir, se necesitan 51 votos para tomar la decisión correspondiente (la suspensión)», añadió el congresista de Fuerza Popular.

La nueva votación ratificó la llevada a cabo el miércoles. Los parlamentarios aprobaron por 78 votos a favor la acusación contra Kenji Fujimori por cohecho activo y genérico y tráfico de influencias. También aprobaron la suspensión del cargo por 58 votos a favor, siete en contra y 20 abstenciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos