Comienza la investigación pública del incendio de la torre Grenfell

ÍÑIGO GURRUCHAGA CORRESPONSAL

londres. El juez de la investigación pública sobre el incendio en la torre de Grenfell, sir Martin Moore-Bick, afirmó ayer en su apertura que «encontrará respuestas a las preguntas sobre cómo un desastre de este tipo puede ocurrir en Londres en el siglo XXI y así, espero, pueda proveer una pequeña medida de solaz». Pero la reacción inicial de los afectados fue negativa.

La sesión se celebró en las Connaught Rooms, un lugar de conferencias o banquetes de boda en el centro de Londres, cuya decoración lujosa molestó a algunos asistentes por el contraste con el asunto que investigará: el repentino incendio en una torre de pisos de vivienda social que el pasado junio se cobró la muerte de al menos 80 ocupantes, según la Policía, que ha identificado a 71.

La investigación pública ha entrevistado ya a testigos, pero tiene que procesar unas 300 solicitudes para comparecer, y contará con el asesoramiento y el testimonio de expertos. Quiere presentar en Semana Santa, dijo el juez que la preside, el primer informe preliminar. Investigará dos áreas: qué ocurrió en la noche del 14 de junio y las causas de la rápida propagación del fuego.

Posibles enjuiciamientos

El panel que preside la investigación, en el que no hay afectados, presentará al finalizar su tarea sus conclusiones, que pueden llevar al procesamiento judicial de personas, empresas o instituciones.

La rabia de los residentes se manifestaba ayer por diversos motivos, desde su desconfianza hacia el juez hasta su estancia provisional en hoteles. El final fue también amargo. El presidente ya había anunciado que no aceptaría preguntas. Un abogado de afectados, Michael Mansfield, quiso preguntarle si era posible otra sesión preliminar, pero el juez Moore-Bick y los miembros del panel abandonaron la sala entre gritos y críticas.

Fotos

Vídeos