Chile se dispone a girar a la derecha

La presidenta Bachelet se dispone a depositar su voto en su colegio electoral. :: efe
/
La presidenta Bachelet se dispone a depositar su voto en su colegio electoral. :: efe

Las presidenciales anuncian un cambio de ciclo y el regreso de Piñera, que se verá obligado, no obstante, a disputar la segunda vuelta

MARCELA VALENTE

buenos aires. Con exhortaciones coincidentes para que los electores acudan a votar, los ocho candidatos a las presidenciales de Chile emitieron ayer sus sufragios antes del mediodía. Las encuestas presentaban como favorito al senador y expresidente centroderechista Sebastián Piñera, pero solo podría imponerse en esta primera vuelta con una altísima abstención.

Las largas colas en los centros de votación generaron una expectativa de participación superior a la exigua meta que previeron las autoridades, de alrededor del 45% del electorado. En Chile el voto es voluntario desde 2012 y en las municipales de 2016 únicamente se expresó el 36% de un censo de más de 14,3 millones. «Si no votas, otros decidirán por ti», advirtió desde las redes sociales la presidenta socialista, Michelle Bachelet, que apoya al abanderado de la coalición centroizquierdista Nueva Mayoría, Alejandro Guillier, segundo en los sondeos. Bachelet expresó su confianza en que habrá balotaje (segunda vuelta).

Según el sociólogo y analista Jaime Insignia, de la Fundación Chile XXI, «las últimas encuestas vaticinaron que Piñera no ganaría en primera vuelta». Sin embargo, estimó que sí podría triunfar con apenas 2,8 millones de votos si la participación era inferior al 36%. Alejado de esas especulaciones que sugieren la consagración de un presidente electo con escasa legitimidad, Piñera llamó a los ciudadanos a acudir a las urnas.

LAS CLAVES Los sondeos anuncian que el censo dará la espalda a las urnas, al que favorece al candidato de la oposición Guillier y Sánchez se disputan el liderazgo que deja vacante la presidenta Bachelet

«Les quiero pedir a todos nuestros compatriotas que vayan a votar», declaró durante la jornada el expresidente, que gobernó Chile entre 2010 y 2014. También Guillier, el sociólogo y presentador de programas de televisión, manifestó su esperanza de atravesar «una jornada limpia, transparente y muy participativa» de votación. Guillier, que había arrancado con alta popularidad, se ha ido desinflando a lo largo del año, y más aún después de abstenerse de participar en las primarias de julio.

Tras la decisión de la democracia cristiana de competir apartada de la concertación gobernante, Guillier quedó como el único postulante de la Nueva Mayoría y perdió los respaldos de la fuerza moderada que había sido socia desde el retorno a la democracia en 1990. La democracia cristiana postulaba ayer a Carolina Goic como candidata a la presidencia. Aún así, Guillier era ayer el mejor posicionado en encuestas para rivalizar con Piñera en el balotaje.

También votó en la mañana «muy contenta» Beatriz Sánchez, la periodista que recogió a los decepcionados de la izquierda en su Frente Amplio. Sánchez tiene el apoyo del movimiento estudiantil más combativo y algunos analistas sostienen que podría superar a Guillier si sus seguidores acuden en masa a las urnas. «Creo interpretarlos», manifestó conmovida la candidata cuando fue a votar.

Sánchez también había empezado la campaña con más intención de voto que la que tuvo en la recta final. El Frente Amplio lo atribuye a la parcialidad de los sondeos y confía en que su abanderada disputará la segunda vuelta el 17 de diciembre. Además del presidente para el período 2018-2022, los chilenos renovaron ayer la totalidad de la cámara de Diputados, la mitad del Senado y los consejos regionales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos