El SPD castiga a Sigmar Gabriel por sus críticas

Gabriel, a la derecha, ofrece un ramo de hojas a Maas durante un congreso del SPD. :: J. MACDOUGALL / efe/
Gabriel, a la derecha, ofrece un ramo de hojas a Maas durante un congreso del SPD. :: J. MACDOUGALL / efe

La nueva dirección de los socialdemócratas alemanes comunica al exministro que no cuenta con él para formar parte del Gobierno de coalición

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

La diplomacia alemana tendrá un nuevo rostro. El hasta ahora ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, será el próximo titular de la cartera de Asuntos Exteriores en el Gabinete con el que la canciller federal, Angela Merkel, afrontará su cuarto mandato. Aunque el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) revelará hoy oficialmente las identidades de los seis ministros que le corresponden en el Gobierno de gran coalición, el nombre de Maas corrió como la pólvora por Berlín después de que su antecesor en el cargo, Sigmar Gabriel, anunciara que la dirección de su partido había decidido jubilarlo en la alta política y le degradaba a la simple condición de diputado.

Ministro también en el pasado de Medio Ambiente y Economía y presidente del SPD entre 2009 y 2017, Gabriel confirmó la elección de Maas durante su última rueda de prensa como jefe de la diplomacia alemana con motivo de la visita de su colega bosnio. «Lo hará de manera excelente», dijo al ser preguntado por la elección de su sucesor. Además de Gabriel se retira otra veterana socialdemócrata. Barbara Hendricks, titular de Medio Ambiente, comunicó igualmente que abandonaba el Ejecutivo.

Junto a Maas se da por descontado que Olaf Scholz, presidente interino de la socialdemocracia alemana, formará parte del nuevo equipo de Merkel. Actualmente alcalde gobernador de la ciudad-estado de Hamburgo, Scholz será vicecanciller federal y ministro de Finanzas. Los ocupantes de las cuatro carteras restantes son por el momento pura especulación, si bien los medios coinciden en barajar los mismos nombres y en asegurar que el SPD rejuvenece a sus dirigentes.

LAS CLAVESHeiko Maas abandona la cartera de Justicia para hacerse cargo de la diplomacia germana Hendricks también pone fin a su carrera tras su paso por el departamento de Medio Ambiente

Trío femenino

Con sorpresas como la joven y desconocida alcaldesa del distrito berlinés de Neukölln, la germanoriental Franziska Giffey. Politóloga de solo 39 años, Giffey asumirá el Ministerio de Familia y se ha ganado fama de excelente gestora tras sus tres años al frente de uno de los barrios más problemáticos por su multiculturalidad de la capital alemana. Su antecesora en el cargo, Katarina Barley, seguirá siendo miembro del Ejecutivo alemán seguramente como titular de Trabajo y Asuntos Sociales.

El trío femenino lo completará probablemente como ministra de Medio Ambiente Svenja Schulze, secretaria general del SPD en el estado de Renania del Norte Westfalia, donde fue también ministra de Investigación y Ciencia, mientras que como tercer hombre y titular de Justicia se baraja el nombre de Thomas Oppermann, vicepresidente del Bundestag.

Aunque su labor como ministro de Exteriores ha sido elogiada de manera reiterada, también desde otros partidos y por la propia Angela Merkel, la caída de Gabriel estaba cantada desde que hiciera una inapropiada crítica contra el entre tanto dimitido presidente del SPD y fracasado candidato a la cancillería Martin Schulz. Ni a la dirección ni a las bases socialdemócratas les pareció de recibo que para reclamar su pretendido derecho a continuar al frente de la diplomacia germana se cebara en la figura de Schulz, desaparecido de la escena política después de dimitir de todos sus cargos nada más cerrar con éxito las negociaciones para la gran coalición.

Eso si, Gabriel se despidió a su manera. Tras ser informado a primera hora del jueves en la Willy Brandt Haus por Scholz y la nominada presidenta del SPD, Andrea Nahles, de que prescindían de él para el nuevo Gobierno, comunicó vía tuit su cese como ministro y se fue a su oficina a despedirse de sus colaboradores.

Luego recibió al jefe de la diplomacia bosnia, condecoró a un rabino y se entrevistó con el antiguo secretario general de la ONU Kofi Annan. Con la marcha de Gabriel, de 58 años, el SPD marca un cambio generacional, pero pierde a uno de sus mejores analistas y un político que lo mismo debatía en la tasca de la esquina que en las altas esferas del poder.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos