La carta del EI era una broma entre presos

La carta firmada por el Estado Islámico (EI) para intentar reclutar a nuevos combatientes y que llegó a una celda de una cárcel belga resultó ser una broma entre presos, indicó el gabinete del Ministerio de Justicia. A principios de septiembre un recluso de la prisión de Saint-Gilles, en la región de Bruselas, encontró la misiva en el suelo de su celda. En ella se le proponía unirse al EI a cambio de un «pequeño terreno», y se adjuntaba una «guía para entrar en Siria», señalaron varios medios belgas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos