Caracas fustiga a Rajoy por recibir al «vampiro»

R. C. CARACAS.

El Gobierno de Venezuela fustigó a Mariano Rajoy por haber recibido ayer al alcalde opositor de Caracas, Antonio Ledezma. El ministro de Exteriores venezolano expresó su «rechazo» a la audiencia que el presidente del Ejecutivo concedió a Ledezma poco después de que éste aterrizara en el aeropuerto de Barajas. Para Caracas, «el soporte que el Gobierno de Rajoy otorga» a Ledezma «no es más que la continuación de una larga lista de agresiones e injerencias» y constituye un «acto inamistoso».

El Ejecutivo de Nicolás Maduro acusó a Rajoy de proteger sostenidamente a un «grupo extremista de la oposición violenta venezolana», que a su juicio promueve la desestabilización de su gabinete. El titular de Exteriores denunció que esta acción se inscribe en la «estrategia de grupos minoritarios de la extrema derecha de sabotear los esfuerzos y avances en el diálogo político en Venezuela».

El Gobierno de Maduro y la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se reunirán el 1 y 2 de diciembre en República Dominicana para discutir un salida negociada a la grave crisis política. «Exhortamos al gobierno español a abstenerse de promover dichas acciones que tratan de minar la paz de todos los venezolanos», subrayó la nota de la Canicllería del país sudamericano.

A su llegada a Madrid, Ledezma aseguró que las conversaciones son una «treta» con la que Maduro quiere «burlarse de los venezolanos». Horas antes, el presidente venezolano ironizó sobre la fuga del alcalde, a quien apoda «vampiro», y pidió a España que «no nos lo devuelvan».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos