El califato se desmorona en Irak

Dos soldados chiíes celebran la victoria en Tal Afar; abajo, el castillo de la ciudad liberado. :: Thaier Al-Sudani / reuters
Dos soldados chiíes celebran la victoria en Tal Afar; abajo, el castillo de la ciudad liberado. :: Thaier Al-Sudani / reuters

Las fuerzas iraquíes arrebatan al Daesh la ciudad de Tal Afar en ocho días, prueba de la escasa resistencia de los yihadistas

MIKEL AYESTARAN ESTAMBUL.

Ocho días, esto es lo que han tardado las fuerzas iraquíes, con apoyo de Estados Unidos, en recuperar el control de Tal Afar. El grupo yihadista Estado Islámico (EI o Daesh) apenas ha ofrecido resistencia en esta ciudad situada a medio camino entre Mosul y la frontera con Siria y que en los últimos tres años ha sido un punto estratégico en la conexión entre las provincias siria e iraquí de un califato que se desmorona. Se trataba de una prueba importante para ver el nivel de resistencia de los yihadistas tras la pérdida en julio de Mosul y ha demostrado que «están totalmente desmoralizados», según declaró el comandante de las fuerzas de élite contraterroristas, Sami Al Aridhi, al diario 'The Washington Post'. Una situación que llevó a algunos mandos militares a pedir a las autoridades luz verde para lanzar una operación simultánea en Hawiya y Qaim, las dos últimas localidades en poder del Estado Islámico en el país.

El viernes, el Mando de Operaciones Conjuntas de Irak informó de que el Ejército y las Unidades de Movilización Popular (milicias chiíes) habían logrado romper las líneas defensivas del enemigo y menos de 48 horas después tenían ya bajo su control esta ciudad que antes de la guerra tenía 200.000 habitantes. Los yihadistas huyeron hacia el noroeste y se reagruparon en la región de Ayadiya, pero a última hora del día el portavoz del Servicio Antiterrorista de Irak, Sabá al Noaman, señaló al canal Al Arabiya que «están totalmente cercados».

Ausencia de civiles

La ausencia de civiles es uno de los motivos que explica la rapidez de la ofensiva. A diferencia de Mosul o Raqqa, en Tal Afar las fuerzas iraquíes se han encontrado con una ciudad vacía y la coalición que lidera Estados Unidos ha podido realizar bombardeos masivos para ablandar la resistencia de un enemigo que, según cálculos de la inteligencia iraquí, no superaba los 2.000 efectivos.

La artillería también ha castigado las posiciones yihadistas desde el primer día con lo que el avance hacia el centro urbano no ha tenido nada que ver con los combates casa por casa que se libraron en batallas anteriores.

Perdida Tal Afar, la bandera negra del Estado Islámico en Irak solo ondea ya en Hawiya, 45 kilómetros al oeste de Kirkuk, y en Qaim, en la provincia de Al Anbar y en plena frontera con Siria. Los expertos apuntan a que los dirigentes del califato habrían escapado para buscar refugio en Siria, donde el grupo también está en pleno retroceso y apenas puede mantener sus posiciones en Raqqa y Deir Ezzor.

Pese a las críticas de Turquía y a las quejas de EE UU, las milicias chiíes tomaron parte activa en la operación para liberar Tal Afar. Estos grupos irregulares han sido claves en la lucha contra el Daesh en los últimos tres años, sobre todo mientras las fuerzas armadas trataban de recomponerse tras el descalabro del verano de 2014, cuando abandonaron sus posiciones sin combatir en varios puntos del país ante el avance de los yihadistas.

Ahora las unidades antiterroristas están bien preparadas y, como demostraron en Mosul, tienen capacidad de liderazgo en los combates. Los turcos están muy pendientes de lo que ocurre en Tal Afar por los vínculos históricos que tiene con el impero otomano y la fuerte presencia de turcomanos, pero en este caso también los chiíes reclaman su protagonismo porque una parte importante de esos habitantes turcomanos pertenecen a su creencia religiosa.

La liberación de Tal Afar se cobró la vida de un nuevo periodista. El Observatorio Iraquí para la Libertad de Prensa informó del fallecimiento del cámara Sayad Nayem Abduyeil, que trabajaba para la televisión de la ciudad de Kerbala, tras la explosión de un artefacto explosivo al paso de su vehículo.

Más

Fotos

Vídeos