Cadena perpetua en Dinamarca para el asesino del submarino

Peter Madsen, al día siguiente del asesinato. :: afp/
Peter Madsen, al día siguiente del asesinato. :: afp

La Audiencia de Copenhague condena al inventor danés Peter Madsen por torturar, matar y descuartizar a la reportera sueca Kim Wall

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

El excéntrico inventor danés Peter Madsen fue condenado ayer por la Audiencia de Copenhague a cadena perpetua por el asesinato de la periodista sueca Kim Wall a bordo de su submarino el pasado verano. El tribunal consideró probado que Madsen, de 47 años de edad, abusó sexualmente de la reportera, la torturó y asesinó para posteriormente descuartizar su cadáver y lanzar sus pedazos en bolsas de plástico lastradas al mar.

El proceso resultó espectacular, no solo por el inusual lugar del crimen, sino por los morbosos detalles sobre el inventor danés que salieron a la luz. La Fiscalía mostró vídeos de ejecuciones y torturas grabados en el disco duro de su ordenador, mientras varios testigos declararon que el acusado, que apelará a la sentencia, soñaba con cometer el crimen prefecto.

Kim Wall, periodista libre de 30 años que escribía para el 'New York Times' y el diario británico 'The Guardian' fue vista por última vez con vida el 10 de agosto de 2017 en la torre de comando del submarino 'Nautilus', cuando acababa de zarpar y navegaba por el estrecho de Oresund que separa Dinamarca y Suecia. Tenía al parecer la intención de entrevistar a Madsen. Esa misma noche el novio de la reportera denunció su desaparición ante la Policía, preocupado porque no regresaba ni respondía a las llamadas telefónicas a su móvil.

El 'Nautilus' emergió brevemente al día siguiente para hundirse poco después. Su constructor fue rescatado del mar por unos pescadores y detenido al día siguiente como sospechoso de la desaparición de Kim Wall. En días posteriores submarinistas de la Policía y el Ejército recuperaron del mar la cabeza, el torso y las extremidades de la periodista, envueltos por separado en bolsas de plástico que habían sido lastradas con piezas de metal.

En su reconstrucción de los hechos, la Fiscalía señaló que Madsen ató a la periodista en el interior del submarino para después abusar de ella y torturarla con algún objeto punzante para acabar decapitándola, aunque los forenses no pudieron establecer la causa exacta de su muerte. El inventor negó hasta el final haberla asesinado o abusado de ella. Los fiscales señalaron que el cuerpo presentaba heridas en los genitales, lo que indica que Madsen pudo haberse recreado en sus fantasías sexuales.

El condenado aseguró al principio que la reportera había abandonado por su propio pie su nave el mismo día en que se produjeron los hechos y, tras muchas contradicciones, aseguró finalmente que Kim Wall falleció por un trágico accidente en el submarino. Las afirmaciones, sin embargo, no convencieron a investigadores, fiscales y los miembros del tribunal.

Varios testigos, entre ellos antiguas compañeras sentimentales, declararon que Peter Madsen disfrutaba con prácticas sadomasoquistas brutales. Asimismo, en un disco duro intervenido en su taller se descubrieron vídeos fetichistas con imágenes de mujeres que son torturadas, decapitadas o quemadas vivas. «Siempre estuvo enfadado con Dios y con todo el mundo», señaló su biógrafo Thomas Djursing, quien comentó que la vida del inventor sueco «se ha visto marcada por permanentes conflictos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos