Bruselas pide pasar de las palabras a los hechos

Llega la era del deshielo. Ocurrió ayer, en Florencia, muy lejos de las frías aguas del Canal de la Mancha. Tres meses le han bastado a May para admitir que la UE siempre ha llevado la razón cuando advertía aquello de que «todos perdemos, pero Reino Unido se llevará la peor parte del 'Brexit'». La primera ministra encendió la pipa de la paz, tendió su mano y la UE, con la mayor de las cautelas, hizo mención de cogerla. Buenas intenciones, sí, pero pasemos a los hechos, vino a sugerir Michel Barnier, el negociador jefe de los Veintisiete.

Fotos

Vídeos