La quiniela del poder chino

El suspense reside en los nombres de quienes ocuparán los principales cargos, incluido el comité central y el politburó

ZIGOR ALDAMA SHANGHÁI.

A primera vista, la política china puede parecer lo más aburrido del mundo. Y es lógico, porque todas las decisiones las toma un grupo de siete hombres en el seno de un único partido. Y si en algún momento surge, el debate siempre es a puerta cerrada. Así, el público está privado de interesantes confrontaciones parlamentarias y únicamente puede asistir a interminables discursos trufados de retórica soporífera. Solo se entretienen quienes creen saber leer entre líneas para llegar a conclusiones que, en muchas ocasiones, son erróneas.

No obstante, el primer lustro de Xi Jinping como presidente ha tenido algunos momentos extrañamente impactantes. Sobre todo la caída en desgracia -y entre rejas- de dos pesos pesados como Bo Xilai y Zhou Yongkang. El caso del primero da para una excitante película de intriga con asesinato, infidelidades y corrupción incluidos. Y el segundo llegó a dirigir el todopoderoso aparato de seguridad nacional y rompió con la inmunidad que se les presuponía a los miembros del comité permanente del politburó. Este verano, la expulsión del partido de Sun Zhengcai, al que muchos veían como próximo primer ministro, también ha provocado un terremoto.

FAVORITOS

Chen Min'er
Con una gran trayectoria, podría acceder al politburó. Se le señala como el sustituto de Xi.
uZhao Leji
El presidente podría ponerle al frente de su cruzada contra la corrupción.
uLi Zhanshu
Está en todas las quinielas. Fiel aliado de Xi, se perfila para presidir el Parlamento.

Ahora el suspense está en los nombres de quienes accederán a la cúpula del poder chino cuando concluya el 19º Congreso Nacional del Partido Comunista, que se celebra estos días en Pekín. Serán sustituidos muchos de los miembros que componen los principales estamentos, incluidos el comité central, el politburó, y su comité permanente. De quienes sean nombrados se podrá deducir hasta dónde llega el poder de Xi, al que muchos equiparan ya con Deng Xiaoping o el mismísimo Mao Zedong, quien proclamó la República Popular en 1949. Que ayer se decidiese incluir su teoría sobre el 'socialismo con características chinas' en la Constitución del Partido parece que les da la razón.

Restos del pasado

Pero, aparentemente, en la sombra también existe una pugna entre los partidarios del propio Xi y quienes siguen la estela de sus antecesores, los expresidentes Hu Jintao y el nonagenario Jiang Zemin, que lograron mantener su influencia en la cúpula del poder durante el primer mandato de Xi, que concluye en breve. Diferentes analistas consideran que, en parte, la implacable lucha contra la corrupción del actual presidente ha ido destinada a deshacerse de rivales políticos. Por eso es tan relevante en esta ocasión saber quiénes serán elegidos para el nuevo comité permanente, en el que quedarán vacantes cinco de siete asientos. Una vez más, no parece que en ninguno se vaya a sentar una mujer.

Li Zhanshu, de 67 años, está en todas las quinielas a pesar de que está a un solo año de la jubilación estipulada de forma extraoficial. Este fiel aliado de Xi, que accedió al politburó en 2012, se perfila como firme candidato para sustituir en marzo a Zhang Dejiang como presidente del Parlamento. Considerado el miembro más importante del Ejecutivo de Xi tras Wang Qishan, que ha estado al frente de la limpieza interna del partido, Li supondría un robusto pilar al frente del legislativo y aseguraría el apoyo incondicional del Parlamento a las medidas del presidente.

Por otra parte, ayer el diario de Hong Kong 'South China Morning Post' también apostó por Zhao Leji, de 60 años, para acceder al comité permanente del politburó y tomar las riendas de la lucha contra la corrupción, ya que ha estado al frente del departamento de personal del Partido y conoce bien cómo funciona la formación política. Xi ya anunció que no le temblará el pulso a la hora de arremeter contra «tigres y moscas» que no cumplan con el código de disciplina, así que necesita a alguien de su confianza para realizar una tarea que se ha saldado con más de un millón de funcionarios amonestados desde 2013.

Zhao tendría que poner en marcha algunos cambios importantes anunciados por Xi en su discurso del miércoles. Entre ellos, la abolición del proceso disciplinario interno del partido -conocido como 'shuanggui'- y su sustitución por el arresto tradicional, así como la creación de una poderosa comisión de supervisión nacional que coordine tanto el diseño de nuevas normas como su implementación.

El posible sucesor

Entre el resto de candidatos a delinear con Xi el futuro de China destaca también Chen Min'er, que fue responsable del departamento de Propaganda de la provincia de Zhejiang cuando el actual presidente estuvo destinado allí. Desde entonces, su trayectoria ha sido estelar. Ha gobernado la depauperada provincia de Guizhou, donde ha logrado espectaculares resultados en la erradicación de la pobreza, e incluso ha sido nombrado sucesor de Sun Zhengcai al frente del partido en la problemática ciudad de Chongqing. La mayoría de las quinielas cuenta con él para acceder al politburó, y no faltan quienes afirman que, por sus 57 años de edad, puede incluso ser un buen sucesor para el propio Xi.

Finalmente, otros nombres que suenan con fuerza para el nuevo comité permanente son el de Han Zheng -exalcalde de Shanghái y miembro del politburó-; Hu Chunhua -actual gobernador de la provincia manufacturera de Guangdong, el miembro más joven del politburó y cercano a Hu Jintao-; Wang Yang -actual viceprimer ministro y responsable de las relaciones bilaterales con Estados Unidos- y Li Yuanchao -responsable de la política relacionada con las zonas especiales de Hong Kong y Macao-.

Todos están bien posicionados y tienen currículo de sobra para ascender, pero habrá que esperar hasta la semana que viene para saber si alguien ha hecho pleno al siete en su quiniela.

Fotos

Vídeos