La ex primera ministra de Tailandia huye de la justicia

Z. ALDAMA SHANGHÁI

La ex primera ministra de Tailandia, Yingluck Shinawatra, tenía que haberse presentado ayer en el Tribunal Supremo de Bangkok para escuchar el veredicto del caso en el que se la acusa de negligencia. Podían caerle 10 años de cárcel, y no apareció. El abogado afirmó que se lo impedía un problema de salud relacionado con fluidos en un oído, pero fuentes de su familia y de su partido reconocieron poco después que Shinawatra había abandonado el país por el temor a una fuerte condena.

«No creemos que esté enferma. Creemos que o se ha escondido o ha huido», asumió el Supremo en el comunicado con el que informaba de la emisión de una orden de busca y captura. El actual primer ministro, el general golpista Prayuth Chan-ocha, ordenó el incremento de la vigilancia en pasos fronterizos y aeropuertos, así como un dispositivo policial especial para evitar manifestaciones.

Pero, según diversos medios, Shinawatra abandonó Tailandia el jueves y puso rumbo a Singapur, donde se encuentra su hermano Thaksin. Este último también ejerció de primer ministro y fue depuesto durante un golpe de Estado en 2006. Se dio a la fuga dos años después para evitar otra condena por corrupción. Ambos aseguran ser víctimas de una persecución política, aunque existen pruebasde sus desmanes.

La fuga de la ex primera ministra hace temer una reedición de las revueltas que vienen enfrentando a los dos principales bandos políticos del país, conocidos como los 'camisas rojas' -partidarios de los Shinawatra y habitantes sobre todo de las zonas periféricas- y los 'camisas amarillas' -urbanitas de las clases más acomodadas-.

Fotos

Vídeos