Persecución

es el porcentaje que representan los católicos en Myanmar. No llegan a 660.000 en un país de más de 52 millones de habitantes que en su mayoría profesan el budismo, la religión «nacional».

Casi 640.000 personas de la etnia rohinyá se han refugiado en la vecina Bangladesh desde el pasado agosto. A la discriminación que aseguran sufrir en Myanmar se ha sumado en los últimos meses una persecución por parte de los militares.

EN SU CONTEXTO

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos