Un incendio en un hospital surcoreano causa 37 muertos

ZIGOR ALDAMA HANGHÁI.

sEl hospital Sejong se convirtió ayer en una ratonera mortal. Hacia las 7:30 horas se declaró un incendio en la planta baja de uno de sus dos edificios y los pacientes que se encontraban en los cinco pisos superiores se vieron atrapados por una densa columna de humo. «Gritaron que evacuásemos a toda prisa, pero, cuando abrí la puerta de la escalera, había tanto humo que no podía ver nada. Todo el mundo corría presa del pánico, cayéndose los unos sobre los otros, gritando según el humo se extendía por las habitaciones», contó uno de los pacientes, Jang Yeong-jae, al diario 'Joong-Ang Ilbo'.

A última hora de la noche de ayer, el Gobierno informó de que 37 personas habían muerto en la tragedia. Al menos 20 eran ancianos que superaban los 70 años y que no tuvieron forma de escapar. Algunos fueron rescatados con vida, pero fallecieron en el traslado como consecuencia de la inhalación de gases tóxicos. Por otra parte, 143 personas más sufrieron heridas de diversa consideración. Las autoridades temen que hoy la cifra de fallecidos aumente porque 18 de las víctimas se encuentran en estado crítico.

Afortunadamente, los bomberos consiguieron que el fuego no se extendiese a las plantas superiores y lo extinguieron en unas tres horas. Para entonces, el segundo edificio, que acoge una residencia de ancianos, ya había sido evacuado por completo sin víctimas mortales. En total, unas 180 personas ocupaban el inmueble afectado, que se encuentra en la localidad de Miryang, a unos 280 kilómetros al sureste de la capital, Seúl. Dos enfermeras afirmaron que el fuego se inició en la zona de Emergencias, posiblemente por un cortocircuito en el área donde se encuentra el equipamiento de calefacción, pero las causas del incendio todavía no se han esclarecido.

Para que lo hagan rápido, el primer ministro de Corea del Sur, Lee Nak-yon, ordenó la apertura de una investigación exhaustiva. «Es lógico preguntarse cómo es posible que se haya provocado tanta destrucción en tan poco tiempo. Tenemos que ofrecer explicaciones convincentes a la ciudadanía y buscar a los responsables de forma transparente y detallada», dijo el político desde el lugar del suceso, al que se desplazó para supervisar directamente las operaciones.

Desafortunadamente, el hospital tenía previsto instalar un nuevo sistema antiincendios con aspersores la semana que viene para adecuar sus instalaciones a las recomendaciones publicadas en diciembre de 2016.

Ahora, muchos exigen que esas recomendaciones reciban carácter obligatorio. Porque el de ayer es el segundo gran incendio que sobresalta al país en el último mes. El pasado 22 de diciembre, el fuego arrasó un centro deportivo de la ciudad de Jecheon y mató a 29 personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos