Un destructor de EE UU colisiona con un petrolero cerca de Singapur

El choque con el petrolero 'Alnic MC' provocó un enorme boquete en el 'USS John S. McCain'. :: Roslan RAHMAN/ afp
El choque con el petrolero 'Alnic MC' provocó un enorme boquete en el 'USS John S. McCain'. :: Roslan RAHMAN/ afp

Es el cuarto accidente de la Marina estadounidense este año y se teme por la vida de diez tripulantes que desaparecieron tras el brutal choque

ZIGOR ALDAMA SHANGHÁI.

Las víctimas mortales que se están cobrando las aguas de los mares de China no tienen nada que ver con el aumento de la tensión en la zona. Ni con los tambores de guerra que aporrean Corea del Norte y Estados Unidos, ni con los dardos dialécticos que se cruzan Pekín y media docena de países asiáticos. No, aparentemente, el mayor peligro reside en la falta de cuidado de los tripulantes de la Marina estadounidense. Este año ya han protagonizado cuatro accidentes en los que han muerto siete militares.

Desafortunadamente, se les pueden sumar diez más. Porque ayer un destructor americano, el 'USS John S. McCain', colisionó con un petrolero de la compañía marítima griega Stealth, el 'Alnic MC', de bandera liberiana, cerca de las costas de Singapur, adonde se dirigía tras haber realizado labores ordinarias de patrulla. Las fotografías difundidas, en las que se ve un gran boquete en el casco del navío de guerra, demuestran la violencia del choque, que ha dejado diez marinos estadounidenses desaparecidos y cinco heridos de diferente gravedad, aunque todos ellos fuera de peligro. Cuatro fueron transportados por helicópteros Super Puma al Hospital General de Singapur y con el quinto no hizo falta el traslado. El trabajo del resto de los tripulantes, que sellaron los compartimentos afectados, impidió que el destructor se inundase y amenazara con hundirse.

Según la naviera griega, su buque, de más de 30.000 toneladas, sufrió daños en uno de los tanques, pero no heridos. Tampoco se produjo ningún vertido contaminante al agua. Singapur activó una operación de búsqueda y rescate de los marinos americanos, pero anoche no se había encontrado a ninguno. La ciudad-Estado ha aportado «dos patrulleras -el 'RSS Gallant' y el 'RSS Resilience'-, una fragata -el 'RSS Intrepid'-, dos Super Pumas y un helicóptero Chinook», indicó el ministro de Defensa, Ng Eng Hen, en una nota de prensa. Malasia ha enviado tres navíos, el 'KD Handalan', el 'KD Gempita' y el 'KD Lekiu', y un helicóptero SuperLyns para colaborar en las operaciones.

Patrulleras, fragatas y helicópteros de la ciudad-Estado y de Malasia peinan la zona

Mutismo

Por su parte, el 'USS America', un buque anfibio de asalto, atracó también en la pequeña ciudad-Estado para asistir a sus compatriotas. «Proveerá alojamiento y asistencia técnica al 'USS John S McCain'», informó en un comunicado la Séptima Flota, que opera desde sus bases en Japón. El buque de guerra accidentado ayer, botado en 1988, tiene un agujero grande sobre la línea de flotación en el lado de babor, según las imágenes.

Ni Estados Unidos ni la compañía griega dieron ayer una razón para explicar este sorprendente suceso. Si guarda alguna relación con la colisión que en junio protagonizaron el 'USS Fitzgerald' y el mercante 'ACX Crystal', podría ser producto de la falta de profesionalidad de la tripulación. Porque aquel accidente, según ha confirmado un informe oficial publicado hace unos días, se debió a la falta de vigilancia y preparación de la tripulación, incluidos los dos oficiales al mando, que no se encontraban en el puente cuando ambos buques chocaron. Tanto ellos como otros doce marinos han sido amonestados. «Demostraron muy poca capacidad de liderazgo y de navegación», sentenció el estudio de la Marina.

Fotos

Vídeos